sábado septiembre 18 de 2021

LA BARCA DE CALDERON

13 noviembre, 2013 Opinión William Calderón Z.

William Calderon

Por William Calderón

De las conductas democráticas

El  ex ministro conservador costeño Carlos Martinez Simahan nos recuerda desde su columnas de El Nuevo Siglo y El Meridiano de Córdoba que  «cuando se iniciaba la campaña presidencial de 1986, un editorial de El  Tiempo registró con respeto y consideración la candidatura de Álvaro Gómez Hurtado. El político del litoral escribió: Llamé al codirector del cotidiano liberal, Enrique Santos Calderón, para agradecerle su gallardía. Y me respondió: «tenemos que alejar para siempre el fantasma del sectarismo»

El péndulo de la historia

El presidente Juan Manuel Santos, olvidando lo expresado  por el diario El Tiempo en su nota editorial y en la  pluma de su mentor, camarada y hermano,  se viene lanza en ristre en sus  monsergas contra sus contradictores, tildándolos de “mano negra, enemigos de la paz, sepulcros blanqueados,  buitres, vacas muertas, señores del miedo y de la muerte”, queriendo con ello reversar el péndulo de la historia de los años de ingrata recordación que le costaron al país más de 300 mil muertos.

Sobre el patrón del mal

El columnista del diario El Tiempo, Gabriel Silva Luján, las emprende ahora contra el ex presidente Uribe, a quien se atreve a comparar con el tenebroso capo mafioso Pablo Escobar,  el más terrible asesino de que se tenga memoria  en los anales de la historia nacional. Escribió el ex ministro, ex embajador y ex gerente de la Federación Nacional de Cafeteros:  “La convención uribista nos recordó que como en el caso de Pablo Escobar, quien no jure fidelidad es hombre muerto. Las palabras que se usaron son del mismo calibre de las que imperan en los códigos de la mafia”.

El canapé republicano

El ventrílocuo  presidencial, en su más reciente columna,  se despachó cuestionando el origen presidencial del expresidente  Misael Pastrana Borrero, atribuyéndole a su elección, que considera espuria,  el nacimiento del grupo terrorista M 19.  Sin decirlo, pero insinuándolo afirmó: «por esa democracia limitada que le impidió a Gustavo Rojas Pinilla llegar legítimamente al poder el 7 de agosto de 1970».

Recordando un triste episodio

Durante la hegemonía liberal de los años 30,  estando en pleno ejercicio del mando el entonces presidente Eduardo Santos –el tío- abuelo del actual presidente  Juan Manuel Santos– fue informado de la emboscada perpetrada por la policía del régimen contra los más connotados dirigentes del Partido Conservador colombiano, apostados en campaña en el municipio de Pensilvania (Caldas) cuando en plena manifestación política los jefes de la oposición Gilberto Alzate Avendaño, Fernando Londoño Londoño y Silvio Villegas Jaramilllo fueron atacados indiscriminadamente, vergonzoso episodio  del que   gracias a Dios salieron providencialmente ilesos esta tres lumbreras manizaleñas.

Setenta años después

El candidato presidencial del uribismo, Oscar Iván Zuluaga, casualmente  hijo de Pensilvania, 70 años después  víctima de los señalamientos mediáticos emanados del régimen, nos hace recordar a Voltaire cuando dijo: «No comparto tu opinión, pero daría mi vida por defender tu derecho a expresarla» 

Share Button