sábado noviembre 28 de 2020

LA BARCA DE CALDERON

11 diciembre, 2013 Opinión William Calderón Z.

William Calderon

Por William Calderón

Los siameses electorales del CNE

La más reciente entrega de Juan Guerra, producto periodístico que dominicalmente  nos presenta el Colectivo Mambrú, denuncia los desafueros de la Justicia Electoral impartida en los 10 últimos años por el Consejo Nacional Electoral y sus nueve cuerpos de siameses integrados por los 18 conjueces cooptados por los miembros de la misma entidad, episodio que no solo ha provocado inusitado revuelo en los círculos político-electorales y forenses de todo el país sino que también puso a sonar las alarmas de la Fiscalía, la Procuraduría y la Contraloría General de la Republica en virtud de las posibles violaciones a la ley que tales conductas conllevan.

Un mosco en un vaso de leche

Al levantarle la enjalma al Consejo Nacional Electoral, la columna de Juan Guerra ha descubierto que las llagas y mataduras de esta hidra del clientelismo con mermelada, son de mucho temer, más ahora cuando los vacíos de la ley estatutaria  de garantías electorales van a ser llenados, no mediante la misma ley  complementaria como lo sugeriria elementalmente cualquier aprendiz de derecho constitucional, sino que tales vacíos serán llenados como mosco en vaso de leche, según lo escribió el propio ministro afro descendiente –ahora en trance de experto constitucionalista–  Alfonso Gómez Méndez (ver el diario oficial El Tiempo del primero de diciembre 2013, en su página 10: «Los riesgos de un vacío legislativo») mediante un concepto que ya rindió a instancias del Gobierno el honorable Consejo de Estado.

Ojo a otro carrusel del entretenimiento

Eso quiere decir, simple y llanamente, que en el parque de diversiones de este debate electoral para ungir nuevos senadores de la república y  representantes a la Cámara, parlamento andino (que está en franca vía de extinción)  y reelegir a Juan Manuel Santos como presidente de la república también vamos a tener nuestro carrusel: el de 9 miembros del CNE con sus 18 alegres conjueces, obviamente cada uno de los 27 convenientemente “enmermelados” para conculcar los derechos políticos fundamentales de los treinta y tres millones de ciudadanos colombianos habilitados para sufragar en los comicios de marzo y de mayo del nuevo año.

Una anécdota bien picante

Cuando el Congreso de la República  se disponía a elegir como magistrado de alta corte al doctor Plata Albarracín, un grupo de entusiastas porristas presentes en las atestadas barras del recinto gritaban a voz en cuello, sin dárseles nada: «Voten por Plata» y lo eligieron!

O sea que, guardadas proporciones, ¿ahora podemos gritar a todo pulmón: Que viva la reelección del presidente  Juan Manuel Santos?

No, mamola, como diría el “mozalbete” liberal Horacio Serpa Uribe parodiando al gran caudillo Jorge Eliecer Gaitán.

El bigote más famoso de la política nacional está más contento que un Valencia Cossio con chanfaina porque  el domingo 9 de marzo de 2014, a las 8 y 15 de la mañana, quedará elegido como cabeza de lo que queda del  Liberalismo al nuevo Senado de la República.

Share Button