sábado noviembre 28 de 2020

Cuatro colombianos entre los 100 personajes iberoamerianos del año 2013

31 diciembre, 2013 Generales

Los colombianos Sergio Naranjo, Humberto de la Calle Lombana, Nairo Quintana y Carlos Vives, figuran entre los 100 personajes iberoamericanos del año 2013, listado que obviamente encabeza el Papa Francisco, según una selección hecha por el diario El Pais de España.

Bajo el título “Protagonistas del Mundo Iberomaericano”, el influyente periódico español publica la sexta edición semanal dedicada a los 100 iberoamericanos del año, “una lista de mujeres y hombres que han marcado 2013 encabezada por el papa Francisco, primer pontífice hispanoamericano”.

La publicación destaca que líderes, investigadores, ciudadanos, empresarios, entre ellas,deportistas y ciudadanos que han sido retratados, entre otros, por Lula da Silva, Juan Manuel Santos, Enrique Peña Nieto, Felipe González, Rigoberta Menchú, Soraya Sáenz de Santamaría y Rafael Nadal.

El primer colombiano que retrata el periodico es Sergio Fajardo, con base en una nota del escritor Héctor Abad Faciolicen, que habla de “la Lección del profesor de matemáticas”, así:

“No es poca cosa decir que un político no ha robado nunca. Por Sergio Fajardo, yo pondría la mano en el fuego, porque además conozco la anécdota de la única vez que robó en su vida. Ocurrió en el Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, donde hacía su PhD en lógica matemática. Un día pidió un libro en la biblioteca y en la tarjeta de préstamos vio que la última persona que había sacado ese libro era nada menos que uno de sus ídolos: el lógico Kurt Gödel, que hacía poco se había dejado morir de hambre en ese mismo campus. La tarjeta tenía la firma de Gödel, y Fajardo no la devolvió; la conserva enmarcada en su biblioteca. Este brillante profesor de matemáticas decidió entrar en política con el cambio de siglo y desde entonces ha liderado la transformación de Antioquia y su capital, Medellín, primero como alcalde y ahora como gobernador. Debe tenerse en cuenta que Antioquia tiene tantos habitantes como Nicaragua y un PIB siete veces más grande que el país centroamericano. Este hombre claro, sencillo y sin dobleces es práctico y eficiente. Si hay alguna esperanza y sensatez en la sucia y dura política, algún día será presidente de Colombia.

HUMBERTO DE LA CALLE. A la altura de un reto histórico.

Protagonista de los momentos más cruciales de Colombia en el último cuarto de siglo, lidera las negociaciones del Gobierno de Santos con la guerrilla de las FARC.

Por Juan Manuel. Santos.

de la calle

Señorío, inteligencia, capacidad de conciliación, altura intelectual. Esas son algunas de las características de Humberto de la Calle, un abogado caldense que ha sido protagonista –por sus méritos indiscutibles– de los momentos cruciales del país en el último cuarto de siglo. Desde los cargos más diversos, como registrador del Estado Civil, magistrado de la Corte Suprema, ministro de Gobierno y luego del Interior, vicepresidente de la República y embajador, De la Calle ha demostrado sensatez y lucidez, además de una capacidad literaria y provocadora que le viene de sus tiempos como nadaísta (“de las divisiones inferiores”, según él mismo dice), cuando fue miembro de esa corriente irreverente de escritores que sacudió la moral provinciana de la Colombia de los sesenta. De la Calle, además, estuvo en el nacimiento de nuestra actual Constitución como organizador y principal interlocutor de la Asamblea Constituyente, y es hoy uno de los colombianos que más conoce nuestra carta política. También participó en las negociaciones con la Coordinadora Guerrillera que reunía a las FARC, el EPL y el ELN, que se llevaron a cabo en Caracas en 1991 y en ¬Tlaxcala (México) en 1992. Por eso –por su experiencia y su talante– no dudé un minuto en ponerlo al frente del equipo negociador del Gobierno que hoy conversa con las FARC en La Habana para buscar la terminación de un conflicto que ha desangrado al país por medio siglo. Los colombianos sabemos que nuestro mayor anhelo, nuestra tarea más urgente, que es la consecución de la paz, está en manos expertas, en manos prudentes, en las mejores.

NAIRO QUINTANA. Pedaladas de oro.

Mejor joven del Tour, campeón de la montaña y segundo en la general de la ronda gala, es el mejor ciclista de la historia de Colombia.

Por Fabio Parra.

nairo quintana

Por segunda ocasión y después de 25 años, el ciclismo colombiano se hace presente en el podio del Tour, la competencia más importante y difícil en el mundo por etapas. Como hace un cuarto de siglo, cuando fui tercero de la ronda francesa de 1988, el protagonista es un corredor hecho en las entrañas del territorio boyacense que con su actuación puso el nombre de Colombia en lo más alto. Lo hecho por Nairo fue una grata y enorme sorpresa para el pueblo colombiano, pues el desempeño que tuvo en el pasado Tour nadie puede decir que lo esperaba en la forma en que lo consiguió. Ganó la clasificación de mejor joven, fue campeón de montaña, logró una victoria de etapa y se ubicó en la segunda plaza de la clasificación general. Como deportista que fui, que tuve la posibilidad de competir en Europa, vivir el ciclismo en triunfos y derrotas, creo que en pocos años el nombre de Colombia volverá al podio de una de la grandes carreras europeas gracias a Nairo Quintana.

CARLOS VIVES. ‘El Patrón’ colombiano.

Con su vuelta a la música, el cantante arrasó en los Grammy latinos: ganó tres, incluyendo canción del año.

Por Juanes

carlos-vives

En la década de los noventa, Carlos Vives abrió las puertas de la música colombiana al mundo. Su apuesta por la mezcla de elementos del folclor con el rock y el pop fue punta de lanza convirtiéndose en su bandera. Carlos me inspiró para experimentar con sonidos locales y volverlos universales. Y además es un compañero, un ídolo, un campeón. Con cariño le decimos algunos amigos El Patrón.

Juanes es cantante.

PAPA FRANCISCO. La revolución del ser.

Curtido extramuros, vino para lanzar un mensaje conciliador desde el Vaticano. Dirigido a católicos y no católicos. El legado de su mandato divino en la tierra es todavía una sugerente incógnita. Pero sus palabras ya han pasado a la historia.

Por. Jorge Capitanich.

papa franciscoEl papa Francisco ha significado para la humanidad la aparición de un liderazgo extraordinario para la santa Iglesia católica destinado a transformar estructuralmente la relación de los fieles con la institución eclesiástica en el marco de un modelo de comunicación directa, abierta y transparente.

Conocí al entonces cardenal Bergoglio como jefe de Gabinete de Ministros en la peor crisis social, productiva y económica, en la que la Iglesia tuvo un rol trascendente en la construcción del diálogo argentino para la búsqueda de un camino para superar antinomias y bregar en la vía de una solución a los problemas que padecíamos los argentinos. Luego profundicé el vínculo mediante mi rol de senador nacional representando a mi provincia en cuestiones de agenda legislativa, principalmente en aquellas sensibles para la Iglesia. Las conversaciones profundas me permitieron ver y observar el compromiso con el país y la humanidad. La opción preferencial por los pobres, la humildad y sencillez, la vocación por el diálogo y la unidad en la diversidad constituyen sus ejes principales. Existen en todo el mundo aproximadamente 1.200 millones de católicos entre 2.000 millones de cristianos. Y el desafío más importante de su papado consiste precisamente en interpretar los sentimientos colectivos de la grey católica, esto es, una Iglesia pobre para los pobres. He tenido la oportunidad de participar de una misa en Santa Marta, de un desayuno y luego de su homilía en la plaza de San Pedro, y sentí la emoción de un trato afable y fraterno, de una persona que es capaz de testimoniar su amistad más profunda iluminado por el Espíritu Santo. Francisco constituye un símbolo de la ética de la convicción y la responsabilidad, pero también, y al mismo tiempo, un símbolo de la estética como el continente de la ética a partir de la gestualidad que se convierte en icono y empatía social. La austeridad, la humildad, la sencillez marcan un sendero de su apostolado. Cada cierto tiempo escribo una carta o un correo electrónico y el papa Francisco responde rigurosamente con su toque y distinción personal que recuerda lugares y personas mediante el uso de su infalible memoria. Quizá sea el tiempo de una convocatoria a la humanidad para promover una verdadera revolución de las conciencias de las personas en un mundo injusto y desigual. Nuestro papa Francisco marca su impronta en un mundo en donde el 1% de la población concentra el 43% de los ingresos, mientras que el 50% restante, tan solo el 2%; o sea, 1.200 personas poseen el ingreso de 1.658 millones de personas. Un mundo donde hay 871 millones de personas con hambre, donde más de 1.000 millones se encuentran en la indigencia, y cerca de 3.000 millones, en la pobreza. Un mundo en donde 900 millones de personas no tienen agua potable, 1.400 millones carecen de acceso a la energía eléctrica y 2.160 millones no poseen instalaciones sanitarias. Esta es la verdadera revolución del ser. El cambio de las conciencias de las personas para construir una civilización más justa.

Share Button