sábado noviembre 28 de 2020

La herencia del presidente Santos

28 febrero, 2014 Opinión Marcos Jara

Marcos Jara

Por Marcos Jara

El alud de noticias conque arranco el año, el descubrimiento de las fachadas del ejército para el espionaje oficial, el espectacular relevo de la cúpula militar, la tutelaton de Gustavo Petro, la historia tantas veces cantada  de la candidatura de Vargas Lleras a la Vicepresidencia, el displicente anuncio de Angelino al notificar su decisión de no aceptar la representación colombiana en Brasil, las bobadas de Pacho Santos para volver donde Uribe,la lesión de Falcao, la visita de Shakira, entre otros acontecimientos,  dejaron ver,  en esencia el verdadero corazón del asunto en el episodio de las chuzadas al correo personal del presidente de la república.

Y es que en efecto, lo tierno en esta historia, es la intención del jefe del estado, de agregar a los activos que heredaran sus hijos, una colección pictórica representada en varias de las más emblemáticas OBRAS del pintor antioqueño Fernando Botero, que le habían sido cotizadas en una cifra aproximada a los tres millones de dólares por el propio hijo del artista el ex ministro de la defensa Fernando Botero Zea.

Si bien las chuzadas al email personal del presidente constituyen delito grave, ya las autoridades anunciaron una exhaustiva investigación de cuyos resultados el país tendrá conocimiento próximamente, no deja de generar curiosidad este frustrado negoció entre el jefe del estado colombiano y quien recibió la más alta contribución que los Rodríguez Orejuela -Gilberto y Miguel, presos en Estados Unidos- realizaron para elegir Presidente de Colombia a Ernesto Samper Pizano.

No sobra entonces mencionar a los colombianos sin memoria y a las nuevas generaciones, que Botero Zea, hijo del Pintor, fungiendo como tesorero de la Campaña SAMPERPRESIDENTE, recibió de manos de los narcotraficantes caleños seis millones de dólares para que el candidato liberal pudiera financiar su campaña, y derrotar al conservador Andrés Pastrana  ya hace casi 20 años.

Para fortuna del primer mandatario de los colombianos y de sus futuros herederos esta transacción no se concretó porque el Presidente pidió  a un experto de la famosa Galería Cristies de Nueva York, un avalúo  sobre  las obras Mujer Fumando, Hombres Bebiendo, Bodegón y Matador, a las cuales este le atribuyo  un valor aproximado de dos millones de dólares.

En el intento de negocio Botero Zea, quería clavarle  al Presidente un millón de dólares de sobré precio . O mejor lo intento tumbar.

Por eso también hay que recordar que este Botero se fue a la Cárcel cuando le probaron que había sacado una buena tajada de los millones que los Rodríguez Orejuela destinaron para la campaña Samper, circunstancia que le permitió al mandatario liberal reconocer que todo ocurrió a sus espaldas, como también parece se desarrolla la relación personal, o de negocios, entre el actual jefe del estado y Botero Zea.

Tiene el presidente Santos infiltrado en su círculo íntimo y personal a un personaje que parecía haber sido llamado a calificar servicios? No parece ser así, pues son amigos desde niños y como dice el adagio popular, Dios los cría y ellos se juntan. Sorprende, que Botero   Zea ,  quien desde hace tiempo es mexicano,con lo cual logró eludir la justicia colombiana, siga siendo miembro de la elite  Colombiana y corredor de arte exitoso en un segmento de alto poder adquisitivo como el del presidente Santos.

Enternece de esta historia la intención del presidente de los colombianos de dejarle a sus hijos una herencia que se valorizara significativamente pues las obras del maestro Botero están ya en los primeros niveles de las cotizaciones internacionales y con ellas los NIÑOS DELPRESIDENTE. no sufrirán, no lloraran.

Share Button