sábado noviembre 28 de 2020

El Guason Ordóñez, el caso Petro, y el oportunismo del presidente Juan Manuel

22 marzo, 2014 Opinión Marcos Jara

…porque las estirpes condenadas a cien a cien años de soledad, no volverán a tener una oportunidad sobre la tierra…GGM.

Marcos Jara

Por Marcos Jara *

Que en este país nadie está comprometido en trazar y ejecutar una nueva ruta que desarrolle todas nuestras potencialidades, es una realidad.

Una gavilla como la que armaron jueces,magistrados, tribunales y medios de comunicación para despojar a Gustavo Petro de su cargo de alcalde, justifica toda una movilización ciudadana en defensa de los derechos legítimos de los casi un millón de ciudadanos que lo eligieron. Pero no, los ciudadanos prefieren la zona de comodidad en la que se encuentran por cuenta de un sistema de gobierno corrupto,sustentado en una justicia entregada y sobornada.

Ésta mal llamada democracia colombiana, permite a unos cuantos corruptos sentar jurisprudencia en torno a sus intereses y hacerle entender a despistados ciudadanos que se esta acatando la constitución y la Ley.

Centrados en el análisis de las tutelas,jueces y magistrados ocultaron fallar en torno al fondo del caso. Incurrió Petro en ilegalidad al desarrollar un nuevo modelo para el manejo de las basuras en Bogota? Definitivamente NO! Petro no robo, ni entrego a contratistas ladrones el manejo de la basuras. Por el contrario devolvió al Estado el control de un servicio público esencial, trasladó el beneficio de este  negocio a miles de humildes recicladores.

Esa era la situación a resolver -la legalidad o ilegalidad del nuevo modelo- pero como no se podía a través de este juicio poner en evidencia un caso de corrupción, todo el sistema jurídico manipulo las fallos para concluir que el Guason Ordóñez si tiene la facultad de destituir funcionarios, sin aclarar que lo puede hacer pero cumpliendo con rigor objetivo las normas,no torcíendole el cuello a las Leyes para darle ríenda suelta a sus pasiones ideológicas,religiosas y perversas.

Toda esta farsa la aprovecha Juan Manuel Santos para apoderarse de la Alcaldía de la capital desde donde repartirá más mermelada para tratar de sobornar políticos corruptos que le ayuden a mejorar su favorabilidad en un territorio donde los electores no comen cuento,ni tamal para dar su voto.

Finalmente el desencanto lo protagonizan los ciudadanos que eligen y respaldan esta dirigencia  corrupta que gobierna Colombia desde hace cien años, como nos lo recuerda la apología mediática que se viene haciendo del binomio Vargas Lleras, cuyos orígenes certifican que este país es solo para ellos.

*periodista y consultor en estrategia empresarial.

Share Button