sábado noviembre 28 de 2020

Otra Vez los Ataques con Ácido

02 abril, 2014 Opinión

Por Carlos Alberto Baena López

Una vez se presenta en la escena nacional el delito de lesiones personales, infringidas con ácido, en este caso a una mujer de poco más de 30 años de edad.

Es muy lamentable que esta clase de situaciones se sigan presentando. Ni el gobierno nacional, ni las autoridades del orden departamental, distrital y municipal, pueden continuar con actitudes indiferentes a este respecto, toda vez que se trata de un problema mayor.

Desde el Movimiento Político MIRA, impulsamos una iniciativa que hoy es ley de la república. Se trata de la 1639 de 2013, mediante la cual se agravan severamente las condenas en contra de quienes se valgan de estos medios, para agredir a otros.

Se ha previsto en la norma que inicialmente, aquellos que sean hallados responsables, deberán pagar una condena entre 6 y 10 años como mínimo. Si el ataque compromete el rostro o el cuello de la víctima, la pena se incrementa al rango entre los 8 y los 15 años de prisión.

Pero esto, aunque es importante, no lo es todo. La ley contempló una serie de medidas de avanzada, como el apoyo y asistencia que deben recibir las víctimas, expresadas por un lado en la atención psicológica y la orientación especializada, y por otro, algo de suma importancia, y es que los servicios médicos, incluyendo cualquier tipo de cirugía de restauración en las zonas del cuerpo de la víctima perjudicadas por el ataque con ácido, serán completamente gratuitas y a cargo del Estado.

Sumado a lo anterior, se previó en esa misma ley 1639, que se creara un registro único, con el objeto de ejercer control sobre las ventas al por menor de esta clase de productos.

Entonces, las herramientas jurídicas y legislativas ya están a la mano.

Sin embargo, se pone en evidencia el compromiso y el interés del ejecutivo sobre este particular. ¿En qué va la implementación del Registro Único a las Ventas al Detal de estos ácidos? ¿Cuál ha sido la difusión de la ley 1369? ¿Tenemos campañas pedagógicas a este respecto? ¿Si es así, cuáles han sido sus alcances y sus impactos?

De nuestra parte, seguimos trabajando en todos los niveles para erradicar este flagelo de nuestra sociedad. Los acuerdos que han implementado en algunos municipios y distritos, en cuya promoción ha intervenido activamente el Movimiento MIRA, son una prueba de ello.

Share Button