lunes noviembre 23 de 2020

Gobierno exhorta a los colombianos a ahorrar agua y energía eléctrica para enfrentar “Fenómeno del Niño”

26 julio, 2014 Generales

 Un vehemente llamado a los colombianos para que ahorren agua y energía eléctrica y a que usen estos recursos con responsabilidad, formuló el gobierno nacional al definir una serie de medidas para enfrentar el “Fenómeno del Niño”.

En el marco de un Consejo de Ministros realizado por el presidente de la República Juan Manuel Santos, se establecieron una serie de medidas para mitigar la sequía que sufrirá el territorio colombiano, una de las cuales es adelantar una campaña para concientizar a la población sobre un uso adecuado del agua y la electricidad.

El primer mandatario dijo que es necesario que los colombianos cambiemos el comportamiento del desperdicio.

“Por ejemplo, dijo, todavía botamos, desperdiciamos demasiada agua. Todavía muchos prendemos la ducha y nos dormimos ahí o nos afeitamos con la llave abierta. Tenemos que ir cambiando ese comportamiento”.

Subrayó que “podríamos, con un esfuerzo mínimo, ahorrarnos entre 6 o 7 por ciento en el país. Eso es muchísimas agua, eso es lo que se consume en Bogotá”.

Además de agua, el jefe del Estado recabó en que hagamos un esfuerzo para ahorrar energía.

“Son pequeños esfuerzos que, sumados todos, producen un efecto muy positivo para el país”, puntualizó.

En el Consejo de Ministros se decidieron ayudas para el sector agropecuario, para lo cual se ha previsto una partida de 55 mil millones de pesos adicionales, con los cuales se adelantarán programas relacionados con provisión de alimentos para el ganado, ayudas para la perforación de pozos y rehabilitación de distritos de riego.

Igualmente las medidas tienen que ver con ampliación de créditos y periodos de gracia y seguros de cosechas y vivienda para los productores del campo.

Otros 45 mil millones de pesos se distribuirán en 22 departamentos para desarrollar procesos de compra de plantas de tratamiento de agua potable y también acompañar programas de perforación de pozos en distintas regiones del país.

Los temas tratados en el Consejo de Ministros que sesionó, en el municipio de Soledad, departamento del Atlántico estuvieron relacionados con la incidencia del Fenómeno del Niño en el país, su desarrollo y las medidas para afrontar sus efectos en materia de disponibilidad de agua potable, suministro de energía, abastecimiento de productos agropecuarios, asistencia humanitaria, control de eventos como incendios y ayudas económicas a los sectores de la población que puedan ser afectados.

Minambiente

Al entregar un balance sobre la disponibilidad del recurso hídrico en el país y advertir que “la época seca nos afecta más que la de inundación”, la Ministra de Ambiente, Luis Helena Sarmiento, destacó –por su parte–, que en la actualidad se avanza en la formulación del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, que se constituye en un gran logro del Gobierno del Presidente Santos y es fundamental para tomar medidas estructurales, por cuanto fenómenos como la Niña o el Niño no son pasajeros sino que son y serán cada vez más una condición normal.

La Ministra explicó que este Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (con los Nodos y Planes Territorales que avanzan en sectores como los de agricultura, transporte, minas y energía y salud), redundará en que toda obra o acción tome en cuenta la variable del cambio climático para su realización.

“El país tiene que tener un plan de adaptación al cambio climático, porque esto va a ser lo normal. El país tiene que avanzar estructuralmente hacia a que cada obra se haga buscando soluciones con la variable del cambio climático”, reiteró.

Minvivienda

En cuanto al tema del servicio de agua potable, para el Ministerio de Vivienda, en cabeza de Luis Felipe Henao, lo importante no es hacer más tubería o infraestructura sino que los esfuerzos se enfoquen en la recuperación de fuentes hídricas.

A este tema precisamente el Ministerio ha destinado 45 mil millones de pesos en 22 departamentos, para desarrollar procesos de compra de plantas de tratamiento de agua potable y acompañar programas de perforación de pozos en distintas regiones del país.

Desde el punto de vista preventivo se han hecho, desde hace un año, más de 150 talleres de capacitación en 150 municipios para que activen los planes de contingencia, con miras a mitigar los efectos del Fenómeno del Niño.

Dichos planes se han venido activando desde hace seis meses. Esto “tomando en cuenta que los servicios públicos son una responsabilidad municipal”, mientras que al Gobierno Nacional le corresponde hacer el acompañamiento para que las entidades territoriales desarrollen los proyectos.

Según Minvivienda, dichos planes de contingencia apuntan a establecer qué fuentes de abastecimiento de agua potable tienen las regiones o municipios distintos a los de los acueductos, en caso de que sea necesario suplir el debilitamiento que se pudiera presentar por efecto del Fenómeno del Niño.

Los planes de contingencia también contemplan llevar plantas de tratamiento de agua potable, la perforación de pozos para extraer agua subterránea, la activación de procesos (junto con la Superintendencia de Servicios Públicos y las empresas de servicios públicos) para ser más eficientes y evitar pérdidas en la distribución del líquido, las capacitaciones que se imparten en todo el país para fomentar la cultura del ahorro del agua.

Además el Ministerio ha socializado varios documentos en materia de gestión del riesgo en agua potable, emergencia y contingencia, y con la CRA una resolución que busca desincentivar el consumo excesivo de agua.

Minminas

Según el Ministro de Minas y Energía, Amylkar Acosta, las acciones de su cartera en materia de mitigación de los efectos del Fenómeno del Niño se orientan, en primer lugar (con el apoyo del Servicio Geológico Colombiano y en convenio con las corporaciones autónomas), a que los programas de perforación de pozos para extraer aguas subterráneas, con el propósito de que esta tarea se cumpla basada en el conocimiento científico, lo cual evita pérdidas cuantiosas.

De la misma manera, el Ministerio adelanta un programa ambicioso que busca que el agua asociada a la industria petrolera (unos 7,6 millones de litros diarios) pueda ser tratada, reinyectada o utilizada por ejemplo en actividades de riego de palma o maderables (nunca para el consumo humano), lo cual soluciona problemas ambientales y alivia la presión sobre los acuíferos superficiales.

“Con base en todo esto estamos trabajando en la idea (con el Ministerio de Ambiente, Planeación Nacional, Ministerio de Vivienda y la Unidad de Gestión de Riesgos y Desastres), para que establezcamos una especie de política pública de gestión integral de las aguas subterráneas. Y hemos pensado para ello en un documento Conpes más adelante”, indicó el Ministro Amylkar Acosta.

En relación con el tema del nivel de los embalses y a una pregunta del Presidente Santos relacionada con que no está previsto ningún tipo de escasez de oferta de energía eléctrica, el Ministro de Minas afirmó:

“Descartado, Presidente. ¡Estamos blindados!”.

El Consejo de Ministros también trató las campañas para fomentar el ahorro en el uso del agua potable y de la energía eléctrica.

Minagricultura

El Ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, explicó las medidas de su cartera para mitigar los efectos del Fenómeno del Niño en el sector, entre las que se destacan programas relacionados con provisión de alimentos para el ganado, ayudas para la perforación de pozos, rehabilitación de distritos de riego y el tema relacionado con ampliación de créditos y periodos de gracia y seguros de cosechas y vivienda para los productores del campo.

El Ministerio también incentiva el ahorro y el manejo eficiente del agua en el campo, la arborización de las cuencas de los ríos y las laderas de las montañas, y la comercialización de productos agropecuarios que garantice que no haya escasez de alimentos y que estos tengan buenos precios.

Gestión del Riesgo

En cuanto a la Unidad de Gestión del Riesgo de Desastres, su director, Carlos Iván Márquez, presentó un balance de las afectaciones, especialmente los incendios forestales y de la asistencia humanitaria prestada, al tiempo que explicó las medidas adoptadas en el marco del plan de contingencia (de cuatro fases) para mitigar los efectos del Fenómeno del Niño.

En prevención, esta Unidad ha invertido 12 mil millones de pesos en distribución de agua, construcción de pozos y movilización de carrotanques. Se ha entregado equipo de maquinaria amarilla. Hay un inventario de avituallamiento para entregar agua en promedio de unos 20 mil litros diarios.

Un total de 207 mil personas de todos los organismos del sistema están listas para actuar. Cualquier efecto del Fenómeno del Niño se atenderá desde la Sala de Crisis de la Unidad, con participación de entidades territoriales, Fuerzas Militares, Policía, Cruz Roja, Bomberos, Defensa Civil, Ideam y Ministerio de Ambiente.

Share Button