miércoles octubre 20 de 2021

Verdad electoral vs interpretación “audaz”

15 julio, 2014 Opinión

Por: Carlos Alberto Baena López

 Desde hace algunos días, gracias a una Acción de Tutela interpuesta por el Movimiento MIRA, el Consejo Superior de la Judicatura le ordenó al Consejo Nacional Electoral que reabriera casi 13.800 mesas de votación por todo Colombia, para preservar la Verdad Electoral de las elecciones al Senado.

La Sentencia consideró, en primer lugar, que sigue siendo constitucional pedir el recuento de los votos, cuando un partido político compara sus votaciones en la mesa, para diferentes corporaciones, y halla entre ellas una diferencia mayor al 10%.

Históricamente, la votación de MIRA para Senado, comparada con Cámara, ha sido prácticamente la misma. En esta elección, extrañamente, se presentó una diferencia cercana al 25% entre ambos, lo que representa un extravío cercano a los 90.000 votos.

En las comisiones escrutadoras, ignorando sistemáticamente este argumento, fueron menoscabados nuestros Derechos Fundamentales a Elegir y ser Elegido, y la Verdad Electoral.

La segunda consideración fue respecto del marcador de agua que suministró la Registraduría, para que los ciudadanos marcaran su voto. Como no se secaba instantáneamente, luego de marcar la casilla de MIRA para Senado y doblar el tarjetón para depositarlo en las urnas, se producía una marca reflejo sobre el voto el blanco.

En miles de casos, erróneamente, los jurados de mesa interpretaron esta situación como votos nulos. En la Tutela se probó plenamente esta situación irregular, que fue reconocida por la misma Registraduría.

Por esas dos razones, se ordenó entonces el recuento de los tarjetones, para establecer la votación real a favor del Movimiento MIRA.

Sin embargo, el Consejo Nacional Electoral y la Registraduría Nacional del Estado Civil, insisten en interpretar la sentencia, contrariando la Razones de la Decisión, y en consecuencia, se mantiene la vulneración a los derechos que la tutela quiere proteger.

Se han limitado sólo a recontar los votos que los jurados habían clasificado inicialmente a favor de MIRA, sin revisar los votos en blanco, los nulos y las tarjetas no marcadas.

Adicionalmente, a medida que avanza el proceso, encontramos que han desaparecido, literalmente, los votos en varias regiones del país. Los casos se han presentado, hasta ahora, en Cundinamarca, Magdalena, Córdoba y Cesar. Inclusive, ni Bogotá ha escapado a esta modalidad de Fraude Electoral: no encuentran los votos de 255 mesas.

Entonces, ¿No sobran las razones para reformar el Sistema Electoral, para que de una vez por todas, sí refleje la verdadera voluntad popular?

Share Button