jueves julio 29 de 2021

Caficultura colombiana ahorra cada vez más agua

27 agosto, 2014 Económicas, Planeta Tierra

La caficultura colombiana ahorra cada vez más agua gracias a la investigación científica y al desarrollo de nuevas tecnologías para el beneficio del café al servicio de los productores.

Y estos importantes avances cobran relevancia de cara a la 25 Conferencia Internacional del Café y la Ciencia (ASIC 2014), el encuentro más importante sobre ciencia e innovación en café, que tendrá lugar en Armenia, la capital del departamento del Quindío, entre el 8 y el 13 de septiembre próximos.

Como parte de una agenda de investigación para la mitigación del cambio climático y la conservación del medio ambiente, lo que incluye un uso más eficiente del agua en el beneficio del café, la Federación ha venido invirtiendo en el desarrollo de nuevas tecnologías, a través de su Centro de Investigaciones de Café (CENICAFE), de equipos como Ecomill® y Becolsub, que permiten lavar café conservando sus atributos de calidad. La implementación progresiva de estas tecnologías ha permitido dar un salto gigantesco en materia de ahorro del recurso hídrico para una caficultura cada vez más sostenible.

Tecnologías cafeteras ahorran agua equivalente al consumo de ciudades como Cali o Bogotá

Para ilustrar la importancia de estos desarrollos, vale la pena anotar que bajo un escenario de producción de 11,5 millones de sacos de café verde al año, el beneficio de 50% de esa producción con el equipo Becolsub® permite ahorrar 18,5 millones de metros cúbicos de agua, que equivalen al consumo de casi 1,8 millones de personas, es decir, 1,6 veces las poblaciones juntas de Armenia, Pereira y Manizales o cercana  a la población de Cali (2,1 millones de habitantes).

El lavado de café con Becolsub (equipo disponible para los productores desde 1995) consume entre 0,7 y 1 litro de agua por kilogramo de café pergamino seco (cps), con una reducción de la contaminación por vertimientos de entre 90 y 91%, lo que representa un ahorro sustancial de agua frente a los 44 litros por kilo de cps que emplea en promedio el beneficio tradicional.

De ahí que Becolsub haya sido reconocido con el Premio Planeta Azul 1996-1997, en la Expo Hannover 2000 y con mención honorífica del Premio Alejandro Ángel Escobar en el 2000.

Becolsub

La Federación recientemente lanzó una nueva tecnología conocida como Ecomill® (patentado y fabricado en tres modelos: con capacidad para 500, 1500 y 3.000 kg de café lavado por hora), que hace aún más eficiente el proceso de beneficio del café y reduce de manera importante su impacto ambiental. Esta nueva tecnología consume apenas entre 0,35 y 0,5 litros de agua por kilogramo de cps, y, adicionalmente, permite reducir la contaminación al 100% empleando estrategias para el manejo de las aguas resultantes del lavado de fácil aplicación en la finca cafetera.

Para una producción anual de 11,5 millones de sacos de café verde, si solamente la mitad de esa producción se lavara con Ecomill®, se produciría un ahorro de agua de casi 37 millones de metros cúbicos, que equivaldrían al consumo de casi 3,6 millones de personas, es decir, cerca de la mitad de la población de Bogotá, la capital colombiana.

 

Cada vez más productores hacen uso de estas modernas tecnologías

 

Esta meta es perfectamente alcanzable a mediano y largo plazo, pues ya cada vez más productores tienen a su disposición estas modernas tecnologías. Se estima que hay más de 25 mil equipos Becolsub fabricados en Colombia, incluidos los que emplean los grandes productores de café.

La FNC ha otorgado varias licencias para la fabricación y comercialización de su patentado Ecomill®. Y como parte del Incentivo a la Capitalización Rural (ICR), las autoridades colombianas para el sector agropecuario (Finagro) ya aprobaron que centrales de beneficio húmedo adquieran esta tecnología.

Al menos 50 fincas ya cuentan con Ecomill® y 100 caficultores de Belén de Umbría, Risaralda, que producen anualmente unas 12 mil arrobas de café seco, se unieron para disponer de la tecnología en un beneficiadero colectivo.

Más atrás en el tiempo, diversos métodos como el canal de correteo (20 L/kg de cps), el lavado en tanques de mayor tamaño con bombas sumergibles (entre 6 y 9 L/kg de cps) y el lavado en tanque-tina con agitación manual (4,2 L/kg de cps) muestran la evolución que ha tenido el ahorro de consumo de agua en el beneficio del café en Colombia.

Este creciente ahorro de agua no sólo contribuye a la sostenibilidad de la caficultura colombiana y del medio ambiente, sino que ante eventuales periodos de escasez del recurso hídrico, la continuidad de la producción del grano está siendo garantizada.

Share Button