domingo enero 17 de 2021

Estoy obsesionado con la verdad, no con Uribe: Iván Cepeda

20 septiembre, 2014 Política

Iván Cepeda10

 Por Carolina Díaz

Terranoticias

El senador del Polo Democrático sabe que lo tildarán de loco, obsesionado y hasta de representante de las Farc por cuestionar los nexos de Uribe con el narcoparamilitarismo.

Las Guacharacas es mucho más que una próspera hacienda antioqueña. Es el lugar donde cayó asesinado el padre de Álvaro Uribe Vélez, la presunta cuna de uno de los grupos paramilitares más temidos de Antioquia y uno de los puntos de partida del senador Iván Cepeda, para demostrar que el expresidente y ahora congresista participó en la fundación de grupos armados al margen de la ley.

Ya lo había señalado en el libro Por las sendas del Ubérrimo, que escribió a dos manos con el expresidente del Colectivo de abogados José Alvear Restrepo, Alirio Uribe.

ivan-cepeda-debate-contra-uribe

“En las situaciones que examinamos en el Congreso de la República, Álvaro Uribe sería protagonista y sujeto de decisiones esenciales, o por lo menos de eso que se le acusa: haber fundado por venganza una agrupación armada que azotó con sus masacres y crímenes selectivos a varias regiones del nordeste antioqueño”, señalan en el libro publicado a principios de este año.

Las críticas que le han llovido por parte de los congresistas del Centro Democrático por acusar a su jefe político no han sido pocas ni tardías. Ya en la segunda plenaria del nuevo legislativo tuvo lugar el primer enfrentamiento, en el que el senador Ernesto Macías le dijo que “estaba enfermo” y obsesionado con Uribe.

“Estoy obsesionado es con la paz, con la verdad y con la democracia en Colombia, esa sí es mi obsesión, no una persona. En este caso Uribe tiene un papel fundamental en eso, pero el día de mañana puede ser que me dedique a investigar otras cosas, como lo he hecho  en otros momentos con muchas circunstancias”, señala el senador Iván Cepeda en diálogo con Terra Colombia.

Por qué Uribe debe explicar nexos con el paramilitarismo?

ivnan-cepeda-2-debate-contra-uribe

“Yo he investigado el caso de mi padre hasta la saciedad, he investigado muchos casos relacionados con el paramilitarismo, con la criminalidad de Estado, con personajes que le han hecho mucho daño al país, así que no es ésta mi primera y espero que tampoco sea la última de las investigaciones que realice”, agrega.

No se sorprende con los múltiples ataques verbales de sus colegas uribistas. Sabe que “quien emprende un camino tan difícil como este, de intentar desenmascarar una estructura criminal tan poderosa, no puede esperar que del otro lado le lluevan flores, elogios o cumplidos”.

“Aquí hay un problema que no se puede tapar con ese tipo de argumentaciones. No está bien que quien ejerza la jefatura del Estado tenga tales niveles de escándalos, de denuncias. Aquí es necesario entrar en ese problema”, explica.

Pero de cómo Álvaro Uribe, uno de los presidentes con mayor popularidad en los últimos años, habría conformado un grupo paramilitar, se explica con otro hecho ocurrido en Las Guacharacas: el asalto del Eln a la hacienda, en 1996.

“Luego de la incursión del Eln a Guacharacas, en marzo de 1996, y bajo el mando y la conducción de los hermanos Uribe Vélez, así como de los clanes Gallón y Villegas, habría funcionado un grupo paramilitar en la hacienda, que tuvo como misión iniciar la denominada ‘limpieza social’”, denuncia el libro de Cepeda.

De acuerdo con dicha investigación, nutrida con archivo de prensa, escrituras, fotos, decretos, mapas, declaraciones de exparamiliateres, entre otros, Uribe también se habría lucrado con dineros públicos y se habría apropiado de terrenos destinados a campesinos de la región cordobesa.

Y como si esto fuera poco, también se le señala de haber llevado al Palacio de Nariño a dos uniformados que estaban al servicio del paramilitarismo y el narcotráfico.

“No creo que sea un solo hecho. Uribe debe explicar una multiplicidad de cosas y debe explicar la articulación que tienen todos esos hechos, porque hay eslabones que unen esa cadena y él tiene que explicar el conjunto de esa realidad política”, concluye Cepeda.

Los uribistas ya anunciaron que demandarán la curul del senador del Polo Democrático, si éste persiste en mencionarlo en el debate por parapolítica.

“Va a terminar por perder su investidura. Está poniendo en peligro su curul y la representación que tiene de los colombianos que votaron por él”, advirtió categóricamente la senadora del Centro Democrático, Paloma Valencia.

Share Button