jueves junio 24 de 2021

Fiscal General de la Nación hizo un llamado a los miembros de la Rama Judicial para oponerse a la Reforma de equilibrio de poderes

26 septiembre, 2014 Judiciales

Durante el Vigésimo Encuentro de la Jurisdicción de lo Contencioso Administrativo realizado en Cartagena (Bolívar), el Fiscal General de la Nación, Eduardo Montealegre Lynett, hizo un llamado a quienes hacen parte de la Rama Judicial para oponerse a la Reforma de desequilibrio de los poderes en Colombia.

“Porque si hace 30 años se produjo en forma violenta la toma del Palacio de Justicia en medio de un conflicto armado, al acercarnos a esos 30 años podemos decir que estamos a una segunda toma de la justicia en Colombia; ya no por la guerrilla y la Fuerza Pública, estamos frente a un verdadero asalto que pretende dar la clase política colombiana contra la autonomía de la justicia en el país”, afirmó el Fiscal General.

Dijo que se trata de una reforma revanchista contra la Corte Suprema de Justicia por las decisiones que se han tomado en la parapolítica, al igual que contra el Consejo de Estado, por las decisiones que valerosamente ha tomado en los temas de pérdida de investidura.

“Al proyectarse esta reforma en el Congreso debilita la garantía institucional de la autonomía de la justicia con el famoso Tribunal de Aforados Constitucionales y sucede como en el cuento de Julio Cortazar de 1946, La Casa Tomada  en la que fuerzas invisibles se fueron apoderando de ella, hasta despojarlos”, explicó.

Señaló que con esto lo que se aproxima es un cerco contra la administración de justicia por parte de algunos sectores del Congreso de la República, aduciendo que el Tribunal de Aforados Constitucionales no es otra cosa que una cuenta de cobro contra las altas Cortes por haber impartido justicia y haber iniciado uno de los mayores procesos contra la corrupción que se ha dado en Colombia y el mundo, similar a la justicia italiana en el proceso de Manos Limpias.

“Hay una propuesta de ciertos sectores del Congreso de la forma de elección del Tribunal de Aforados que es elegido solo por el Congreso de la República pretendiendo doblegar la voluntad de la rama jurisdiccional para ponerla al servicio de los intereses políticos de algunos sectores del Congreso que no les gusta las decisiones de la justicia colombiana”, puntualizó.

Share Button