jueves junio 17 de 2021

Le dan a Mintrabajo hasta con la tapa de la olla

02 enero, 2015 Opinión

campanario

Por haber permitido que en Colombia se implantara el más mínimo de todos los mínimos, en distintos sectores de opinión le están dando al ministro de Trabajo, ‘Lucho’ Garzón, hasta con la tapa de la olla atómica.

El colega Juan Carlos Martínez, director de [email protected] noticias, difundió por las redes sociales esta dura crítica:

Mal le fue al titular de la cartera de Trabajo, exsindicalista Luis Eduardo Garzón, próximo a cumplir 64 años de edad.

Inexplicable que un trabajador raso hecho desde las bases del sindicalismo colombiano hasta lograr trepar a los más altos cargos de la Nación sin tener una formación académica al nivel como los que han gobernado la compleja Bogotá o de los actuales integrantes del gabinete ministerial, haya sido incapaz de conseguir para los colombianos un incremento del salario mínimo más alto en 2015, precisamente por su condición de ‘intelectual’ obrero que sabe el incremento de 28 mil 336 pesos con destino a la canasta familia, como diría un trabajador, es una pichurria que no alcanza para nada.

El ministro perdió por triplicado

‘Lucho’ perdió el pulso con el musculoso empresariado colombiano. No solo fracasó en concertar el nuevo salario mínimo sino que pareciera no fue completamente solidario en la batalla que libraron los trabajadores por un mínimo superior al cinco por ciento.

Finalmente sobre $616.000 el aumento fue solo de 4,6 por ciento -$28.336- para un total de 644 mil 336 pesos.

¿Cómo hará un pobre padre de familia para sostener a su mujer y sus hijos con un mísero aumento del salario mínimo que no llega ni a los mil pesos diarios.

Con el alza no se compra ni una modesta bolsa de leche. No hay derecho!

EL PRONUNCIAMIENTO DE OTRO COLEGA

El periodista Jorge Enrique Giraldo dice a propósito del ínfimo aumento:

Por favor, no nos digamos mentiras para los trabajadores colombianos el aumento del salario mínimo resultó demasiado ínfimo y en las próximas dos primeras quincenas del primer mes del año se reflejará esta cruel realidad sobre la verdadera situación en la economía laboral. En efecto a partir del mes de enero los trabajadores colombianos,   que quedaron ganando el nuevo salario mínimo mensual, recibirán el pago   con el primer incremento del año equivalente a $28.500. Esta suma es tan irrisoria que no alcanza ni para pagar una bolsa de leche diaria que en cualquier negocio vale más de $2.000. Ubiquémonos en la realidad nacional colombiana el salario mínimo, establecido mediante Decreto del Gobierno Nacional en $644.500, es eso, ínfimo; lo anterior está demostrado en los datos anuales de la evolución del salario mínimo en Colombia que en el año 2.001 fue del 9,95%; 2.002, del 8,04%; 2.006, 6,94%; 2.012, 5,80%; 2.013, 4,02% y ahora, 2015, 4,6%. La referida suma, para el presente año, no corresponde a los desmesurados incrementos de los servicios públicos, la vivienda, la educación, el transporte y la canasta familiar, en general. De ninguna manera una quincena de menos de $325.000, alcanza para suplir las necesidades básicas de una familia colombiana y en consecuencia el aumento de sólo $28.500 mensuales al salario mínimo, para el año laboral 2015,   no se compadece con la difícil realidad que viven los asalariados.

Jorge Giraldo Acevedo C. de C. 12`528.591 de Santa Marta

[email protected]

LA CULPA ES DE CAMILO VARGAS

El escrito ry periodista quindiano Jaime Lopera Gutiérrez nos escribe desde Armenia en relación con el rifirrafe que desencadenó el enredado traspaso del arquero del Santa Fe al Nacional:

Esto es muy claro: Camilo Vargas ya no puede ir a Nacional porque tendría todo el camerino en contra y la dirección técnica también. Lo que pasa es que llegó agrandado, quiso desbancar a Armani de una vez por todas saltándose al Prof. Osorio que no tiene un pelo de tonto para dejarse manipular de un jugador de entrada, no importa lo bueno que sea. Esa actitud agrandada no casa con el trabajo en equipo que ha instaurado Osorio y por ello mismo es preferible que se quede en Santa Fe. Después del incidente, ¿se imaginan los insultos en las graderías? No puede tapar en Medellín, así son las cosas. Una situación insoportable que es mejor no dejar aparecer. Saludos, J

NOS ESCRIBE DON ROGELIO VALLEJO O.

EL AÑO VIEJO DEJA MÁCULAS, entre otras:

LA INSTITUCIONALIDAD Republicana de Colombia se burla y menosprecia a los pequeños y medianos pensionados, al incumplirles promesa de campaña electoral; sin ponerse colorados ni nerviosos. La promesa de rebajar las cotizaciones de salud del 12 al 4%; que es lo justo y serio.

OTRO DESAFUERO lo entregó el Consejo de Estado, que le dio vía libre a la exorbitancia de las pensiones de un grupo, en desmedro de claras conceptualizaciones de la Corte Constitucional. Tipifican aquellos la prevalencia del interés particular.

EL ABANDONO de TransMilenio es otra cara de la mala administración de una capital tan importante y querida como es Bogotá. Ni se diga de la inseguridad rampante y asustadora. A Bogotá se le esta llevando el diablo. … ….

EL TEXTO DE KAREN BECERRA

El abogado y comunicador Fabio Becerra Ruíz nos hace llegar estos textos de interés para la opinión ciudadana:

Mi hija mayor, Karen Becerra Penagos, odontóloga de la Universidad Javeriana y especializada en la Universidad del Rosario, casada con el Físico Australiano Robert Matthews y residentes en San Diego CA donde ejerce su profesión, me ha escrito estas reflexiones personales de Diciembre que me han parecido interesantes, pese a que ella no tiene ninguna formación ni practica periodística, ni pretende nada en este campo.

Estas historias que cuenta mi chinita son ciertas…. En una visita a Colombia se fue con el esposo a conocer a Medellín en un vuelo privado, invitados por un piloto amigo a quien ayudaron mucho en USA, y faltando un largo trecho para llegar a Medallo, el único motor de la avioneta se paralizó por rotura total, logrando aterrizar sin daño físico, y regresando en otra avioneta en la tarde pues en la que viajaban quedó inutilizada…. luego del susto, nuestro amigo Armando Molina los recogió y los llevo a almorzar y sin embargo cinco horas despues de este grave percance se regresaron en otro vuelo privado a Bogota…En Hawai la gente le gritaba que un tiburón le daba vueltas y ella nadando no se daba cuenta de nada, hasta que lo vio y casi se ahoga pero del susto, y como si fuera poco, yendo para Boyacá se subió a la parte de atrás del carro de la mamá, y ella sin darse cuenta arrancó a toda mecha y la llanta trasera le pasó por encima de un pie y se engancho arrastrándola un buen trecho, sin que le pasara nada.

Mil gracias anticipadas por su ayuda, y un fuerte abrazo de este amigo que lo aprecia.

FABIO BECERRA RUIZ

VA LACARTA DE LA HIJA DEL PROFESOR BECERRA

PAPITO:

Yo, como lo sabe mi familia y amigos, resulté ilesa con un tiburón dándome vueltas en el mar de Hawái, en Medellín sobreviví viajando en un avión a más de 12.000 pies de altura y con gravísima falla de su único motor, y en Boyacá me pasó una llanta del carro de mi madre por un pie, enganchándose y arrastrándome un buen trayecto, y sin embargo no se me rompió ni solo hueso.

He salvado dos vidas directamente de la muerte, y probablemente muchas más, de las que no llevo la cuenta.

Cada día creo menos en la religión y sin embargo soy más espiritual que nunca, pues mi religión se llama dormir con mi conciencia tranquila, y dar lo mejor que puedo diariamente.

Creo en el matrimonio gay, heterosexual, o multisexual y que cada quien se acomode como mejor le guste, desde que nadie sea abusado.

Creo en la justicia social, pero no en una justicia que trata de dar pescado al que tiene hambre, sino en la que enseña a pescar, y cómo comprar una barca o dos, para vivir bien y generar un empleo digno a por lo menos una persona menos favorecida.

Creo en la educación responsable y auto sostenible de ciudadanos con conciencia ecológica a futuro, pues cada uno de nosotros como ser humano es un verdadero ecosistema.

Creo que la mejor medicina es la risa, y que los dientes son las mejores armas.

Creo que la edad es mental, y que a medida que envejecemos vamos teniendo la oportunidad de ver si queremos regresar al lugar de donde vinimos.

Creo que los sueños se pueden hacer realidad, y que la vida es corta para vivir amarrado a un cheque o dejarnos cuadricular por un título.

Creo que me siento completamente responsable de lo que soy como adulta, y que a mis padres les debo amor, respeto, y gratitud.

Creo que la música es el lenguaje universal, y que los payasos son los mejores actores.

Creo que la capacidad de resistencia humana es increíble, y que la mesa del comedor es la mejor red social que existe, pues cada intercambio con otros es una oportunidad de ser mejores, para graduarnos en la escuela de la vida el día de nuestra muerte.

Hablando de muerte, la vi de cerca y creo que a lo único que hay que temerle es al miedo en sí, por lo cual tengo la maleta siempre empacada, por si acaso me tengo que ir antes.

Valoro el sueño y la capacidad de dormir profundo y soñar de día y de noche, como uno de los mejores tesoros de mi salud.

Creo en ser buena conmigo misma, y cargo conmigo los aprendizajes de por donde ha viajado en mi vida.

Creo que mi mejor legado es lograr tocar muchas almas a través de lo que hago y de lo que soy.

Creo en tratar de ser plena, y hace rato aprendí que puedo entrenar mi cerebro para dejar de preocuparme por lo que no me debo preocupar.

Mi meta es poder prepararme para morir en cualquier momento, y si tengo que irme antes que mis seres queridos, sabré que después de que yo muera, harán una fiesta de karaoke para recordarme en mi memoria.

Creo en comer huevos de gallinas que juegan y corren libres, y que no son alentadas con hormonas.

Estoy tratando de comer menos vacas porque son mis primas, y a la familia no hay que comérsela.

Creo en la revolución de las ideas y que el futuro sistema político mundial debería ser basado en el idealismo.

Creo y celebro el porcentaje indio que llevo en mi sangre, y votaré por cualquiera que fuera el primer presidente indígena, que sea honesto con los valores de su tribu.

Creo que la educación del futuro debería ser basada en la cultura.

Creo en un Ser Supremo, en la amistad, en la paz, y en la solidaridad entre los seres humanos.

Creo que mi nombre es Karen Becerra Penagos, y que soy lo que yo he decidido ser, no más, ni tampoco menos que eso.

San Diego, CA, Diciembre de 2014

Share Button