domingo noviembre 17 de 2019

Quinta División del Ejército fortaleció seguridad de los colombianos en el centro del país

La Quinta División, en cumplimiento de su misión constitucional de defender y brindar seguridad en los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Huila, Caldas, Quindío y Risaralda, continúa entregando satisfactorios resultados en la lucha contra los grupos armados al margen de la ley, las bandas criminales al servicio del narcotráfico y los integrantes de organizaciones de delincuencia común.

La Unidad Operativa Mayor se ha encargado de legitimar los procesos que llevan a cabo   todas las Instituciones del Estado, con el fin de facilitar el progreso de cada uno de los departamentos, a partir del valiente trabajo de las tropas pertenecientes a las unidades militares, logrando de esta manera potenciar el desarrollo social, económico y cultural de los habitantes del centro del país.

Desarticulación de los grupos armados

Las tropas de la Quinta División desplegaron, durante lo corrido del año, una fuerte ofensiva contra las organizaciones armadas ilegales, disminuyendo paulatinamente su accionar bélico y su número de integrantes.

A partir de estas operaciones fue posible la neutralización de 3.403 bandidos pertenecientes a los grupos armados, entre los que se encuentran las Farc, el ELN, las bandas criminales al servicio del narcotráfico y los grupos de delincuencia común.

Las labores en contra de los grupos terroristas permitieron la captura de 3.134 integrantes de organizaciones al margen de la ley, la entrega voluntaria de otros 251 bandidos y la muerte en desarrollo de operaciones militares de 18 terroristas más.

Vale la pena destacar que la Unidad Operativa Mayor intensificó la ofensiva contra la organización narcoterrorista de las Farc y el ELN, produciéndoles 597 afectaciones entre desmovilizados, capturados y muertos en desarrollo de operaciones militares.

En este aspecto hay que destacar la última captura que hicieron efectiva las tropas de la Quinta División. Se trata de alias “Richard o Ricardo”, segundo cabecilla de la Compañía Ayiber Gonzalez, de la organización narcoterrorista de las Farc, en el departamento del Huila.

Alias ‘Richard’ con más de 18 años de vida delictiva y experto en organización – manejo de masas, político militar, francotirador y explosivista, fue quien ordenó los atentados y quema de los vehículos afiliados a la empresa de Coomotor, Funeraria los Olivos y gremio ferretero en su misión por fortalecer el andamiaje financiero de la organización armada al margen de la ley.

Así mismo, fue alias ‘Richard’, quien dirigió el atentado contra la torre de comunicaciones de la empresa Movistar en el municipio de Algeciras Huila, el accionar contra las tropas ubicadas en la inspección de Guayabal en la que fue asesinado el soldado profesional del Batallón de Alta Montaña No. 9, Edgar Eduardo Acosta, la ubicación de artefactos explosivos en el puente de ingreso a la localidad algecireña, el asesinato en el 2013 del militar Mauricio Tovar y las heridas con artefactos explosivos a dos suboficiales y tres soldados.

Entre su prontuario terrorista también se le atribuye el asesinato de dos soldados del Batallón Especial Energético y Vial No. 19 en Puerto Rico Caquetá, los atentados contra la estación de Policía de San Miguel en el municipio de la Dorada, Putumayo, en el año 2011, en los hechos fueron asesinados ocho integrantes de la Fuerza Pública y dos más resultaron heridos.

El terrorista, quien además de desempeñarse como segunda cabecilla de la compañía ‘Ayiber González’ de la Columna Móvil ‘Teófilo Forero Castro’, era el encargado de la comisión de orden público, perteneció, por más de 12 años a la guardia del Bloque Sur y fue cabecilla de guerrilla del Frente 48.

En su contra se registraba la orden de captura No. 04 emanada por el Juzgado Promiscuo Municipal de Hobo por el delito de extorsión.

Con la captura de alias ‘Richard’ o ‘Ricardo’ no solo se logró neutralizar las acciones extorsivas, sino que además se contrarrestan las pretensiones de atentados con ‘carros bomba’ y ‘motocicletas bomba’, el reclutamiento de menores para compensar la pérdida de hombres y se resquebraja la moral de los terroristas que hacían parte de su anillo de seguridad.

El sujeto quien obedecía órdenes directas de alias ‘Corcho’ o ‘Rodolfo’, tenía como zona de injerencia los municipios de Algeciras, Campoalegre, Gigante, Hobo y Neiva en el departamento del Huila, y Puerto Rico y San Vicente del Caguán en el Caquetá, donde tenía la misión de realizar exploraciones e inteligencia delictiva y citación de directivos de gremios para el cobro de ‘vacunas’.

Se reduce el material de guerra de los violentos

Las operaciones de control territorial que adelantaron las unidades militares en los departamentos de Cundinamarca, Tolima, Huila, Quindío, Risaralda y Caldas, fueron efectivas en la localización y posterior incautación de elementos bélicos y explosivos, que en su mayoría permanecían ocultos en refugios clandestinos de difícil ubicación.

Un total de 429 armas de corto alcance, dentro de las que se encuentran pistolas, revólveres y escopetas, fueron decomisadas y puestas a disposición de las autoridades competentes, además de la incautación de 62 armas de largo alcance como fusiles y 14 armas de acompañamiento como ametralladoras y morteros lanzagranadas, etc.

Entre tanto, más de 35.000 cartuchos de guerra de diferente calibre fueron localizados durante operaciones contra los grupos armados, al igual que una cifra superior a las 356 granadas de fragmentación y 407 proveedores de diferentes calibres.

Destrucción de artefactos explosivos

En el desarrollo de acciones militares, las unidades de la Quinta División realizaron continúas labores de desminado y detonación controlada de trampas mortales, que representaban un peligro para la población y las propias tropas.

Para tal efecto, 1.169 artefactos explosivos improvisados fueron retirados de los senderos que conectan a los municipios que componen la jurisdicción y más de seis (6) toneladas de explosivos se desactivaron por parte de soldados expertos del grupo MARTE y de los grupos EXDE.

Ofensiva contra el narcotráfico

Las tropas de la Quinta División también adelantaron operaciones contra las organizaciones dedicadas al narcotráfico, lo que permitió destruir más de seis (6) toneladas de alucinógenos, de las cuales 2.470 kilos eran de hoja de coca y 2.897 kilos más de marihuana.

Neutralizando comunicación entre los bandidos

Siguiendo con la ofensiva que permanentemente realizaron los soldados de la Unidad Operativa Mayor, se pudo afectar la comunicación entre los terroristas que componen las diferentes estructuras ilegales que hay en la jurisdicción.

De esta manera, se logró la incautación de 83 radios de comunicaciones y 362 teléfonos celulares, neutralizando posibles coordinaciones que pretendían adelantar los bandidos, para ejecutar acciones en contra de la Fuerza Pública y la población en general.

Liberación de personal y reducción de la extorsión

Finalmente, hay que destacar y valorar el esfuerzo de las tropas de la Quinta División por garantizar la libertad de todos los colombianos.

En esta ardua labor, siete (7) personas que habían sido secuestradas por terroristas de las Farc y delincuentes comunes fueron rescatadas por soldados de la Unidad Militar y entregadas sanas y salvas a sus familiares.

Finalmente, hay que destacar la labor de los Grupos Gaula Militar adscritos a la Quinta División, los cuales lograron reducir en un 30% el número de denuncias por extorsión, en relación con el año anterior, impidiendo además que los grupos delincuenciales recibieran para sus finanzas más de 11.000 millones de pesos, los cuales serían utilizados para fortalecer sus acciones delictivas en contra de los habitantes de la jurisdicción.

La ofensiva continuará

La Quinta División destaca la heroica labor adelantada por todos aquellos que día a día ponen en peligro su vida cumpliendo la misión constitucional, permitiendo así que los colombianos se puedan desplazar por las carreteras y caminos, fortaleciendo la

Share Button