jueves julio 29 de 2021

«Estados Unidos no quedará prisionero del pasado»: Obama

11 abril, 2015 Internacionales

El presidente Barack Obama11

 Ciudad de Panamá, 11 de Abril _ RAM_ «Los Estados Unidos miran hacia el futuro, no queremos estar atrapados en ideologías, al menos yo no lo estoy», dijo el presidente norteamericano para graficar su punto de vista en el cambio de política exterior, específicamente hacia Cuba.

«Cuando llegué a mi primera cumbre prometí que iba a iniciar un nuevo capítulo en la región. Me comprometí a construir una nueva era de cooperación y también declaré que este enfoque sería sostenido a lo largo de mi presidencia. Yo he cumplido con ese compromiso. Nos reunimos aquí en un momento histórico», empezó Barack Obama.

El mandatario estadounidense hizo mucho hincapié en las nuevas relaciones de su país con Cuba y afirmó: «Mas norteamericanos podrán viajar a Cuba, habrá más intercambios, más inversiones. Esperamos poder ayudar también en proyectos humanitarios. Seguimos adelante y vamos a comprometernos en cumplir con esto».

El presidente Barack Obama dijo en su discurso a la VII de la Cumbre de las Américas que “Estados Unidos se enfoca en el futuro” y que él no está “atrapado en la ideología”.?

Aunque Obama se refería al principio de sus palabras al relanzamiento de las relaciones con Cuba, improvisó al final del mismo para contestar al presidente ecuatoriano, Rafael Correa, que se atrevió a hablar sobre la historia de EE.UU., sus inconsistencias y abusos y además criticó a la prensa de su país y la calificó de “ser muy mala”.

“Siempre disfruto las lecciones de historia cuando vengo aquí”, le dijo Obama a Correa, para luego refutarle que “EE.UU. nunca dice que somos perfectos, decimos que estamos abiertos al cambio”.

«Soy el primero en reconocer que hay artículos oscuros en nuestra propia historia en los que no hemos cumplidos con los principios fundacionales del país», declaró.

«Podemos hablar durante mucho tiempo de injusticias pasadas pero creo que también se usa a Estados Unidos como una excusa para esconder problemas domésticos pero con eso no vamos a alcanzar progreso alguno», hizo saber Obama directamente al presidente Correa.

Sobre las críticas a la prensa le espetó: «Usted puede sentirse confiado de saber distinguir entre la prensa buena y la prensa mala, pero no estoy seguro que una sola persona deba decidirlo», agregando que a él también le toca lidiar con críticas de la prensa «pero los periodistas continúan hablando lo que piensan y los medios continúan abiertos».

Antes Obama había apuntado que la relación entre Estados Unidos y la región “es tan buena como nunca”. Señaló su cooperación en la región en temas como la educación, energía limpia, crecimiento económico, seguridad, además de la nueva relación con Cuba a la que calificó como “tema de inflexión”.

“Ese es el nuevo capítulo al que Estados Unidos se compromete”, añadió.

El discurso de Obama fue precedido por los de la presidenta Dilma Rousseff, de Brasil; de México, Enrique Peña Nieto, además de Correa. Le siguió el presidente cubano, Raúl Castro, que dedicó largo tiempo a la relación conflictiva con Estados Unidos del pasado y al embargo de Estados Unidos contra Cuba.

El debate estuvo presidido por el presidente panameño, Juan Carlos Varela.

«Esperamos poder ayudar también en proyectos humanitarios»

Y continuó: «He pedido al Congreso que empiece a trabajar en levantar el embargo. EEUU no es prisionero del pasado, sino que miramos el futuro. Este cambio en la política estadounidense representa un punto de inflexión para toda la región. Es histórico que Castro y yo estemos sentados aquí», afirmó.

«Nosotros tenemos diferencias significativas entre los dos países. También creo firmemente que si seguimos avanzando y aprovechamos este impulso, entonces las relaciones mejores entre ambos crearán nuevas oportunidades. Junto con este cambio de relación con Cuba, EEUU ha profundizado su relación con el continente».

«Es histórico que Castro y yo estemos sentados aquí»

Después, el mandatario habló de la ayuda de su país a la región, específicamente las inversiones que EEUU está haciendo en Centroamérica: «He propuesto u$s1.000 millones para ayudar a los pueblos de Centroamérica. Queremos ayudar a los jóvenes».

Luego de ese paréntesis, volvió a hablar de Cuba y de su postura. Y repitió: «EEUU no está estancado en las ideologías. No me interesan las argumentaciones teóricas, sino el proporcionar efectos tangibles para las personas. La relación entre EEUU y las Américas es la mejor en muchas décadas».

Su respuesta a Rafael Correa

Un capítulo aparte le dedicó a Rafael Correa. El estadounidense le respondió al ecuatoriano: «Soy el primero en reconocer que la aplicación de EEUU respecto a los derechos humanos no siempre ha sido congruente. EEUU debe reducir el flujo de armas y la demanda de drogas», comenzó.

Y subrayó: «Tenemos una apertura hacia el cambio. Podemos pasar mucho tiempo hablando de injusticias pasadas, pero quiero que quede claro que cuando hablamos de derechos humanos es porque pensamos que el ideal es no encarcelar a la gente que no está de acuerdo con uno».

«Creo que hay mala prensa y sigue hablando esta prensa en EEUU. Todo el mundo tiene la oportunidad de hablar», concluyó.

Share Button