miércoles noviembre 25 de 2020

Hablemos de copa…

esteban-jaramillo2Por Esteban Jaramillo Osorio

 Bases sólidas tiene Santa Fe, envalentonado por la actuación en el segundo tiempo en La Plata, para ambicionar el paso a la siguiente etapa de la Libertadores, así, su equipo alterno, hubiera caído ante Nacional, en marcado menosprecio de Gustavo Costas al rival, por la nómina elegida. El rojo desprende sensaciones placenteras para sus seguidores porque su declaración de intenciones de triunfo no acepta fisuras. Aquel equipo apático del primer episodio, en el último partido ante Estudiantes, solo está en el recuerdo, con lecciones aprendidas: ha reforzado sus principios combativos.

Nacional enfrenta una situación difícil, porque no amenaza ni golpea. Acostumbrado estaba a tener el balón, a elaborar juego colectivo con largas posesiones y a meter presión a los defensores rivales, pero su irregularidad lo autodestruye. Impulso anímico estimado, recibió tras la victoria del domingo, lo que le da tranquilidad local, pero persisten las dudas, respecto a su presente en la Libertadores.

Emelec, un simple rival que no encandila, lo tiene contra las cuerdas y al borde de ser noqueado.

Necesita, Osorio, un golpe de liderazgo para recomponer el rumbo, con apuestas arriesgadas y efectivas, las que él bien conoce, sobre todo ahora cuando el agua está al cuello.

Clasificado en el torneo local, el verde tiene la atención puesta en la fecha clave de esta semana, pero derrotar sus temores y recuperar la confianza perdida. Santa fe deberá alternar, por sus desafíos en la liga y en la copa, lo que hace sus días intensos y nerviosos. Ha desaprovechado la diferencia favorable en la tabla, y ahora lucha en dos frentes, con pronóstico reservado.

 

Share Button