jueves septiembre 29 de 2022

Maduro extiende el cierre nocturno de frontera por tres meses

28 agosto, 2015 Internacionales

Maduro extiende cierre de fronteras

CARACAS, 28 de Agosto_ RAM_  La medida hace parte del plan del Gobierno venezolano para controlar el contrabando.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó prorrogar por tres meses más la medida de cierre nocturno de la frontera con Colombia para enfrentar el contrabando y anunció la intervención de la red de abastecimiento interno de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

«La Comisión contra el Contrabando viene funcionando y me ha propuesto que prorrogue la medida presidencial que por decreto emití para la restricción del desplazamiento de carga, personas, en zonas fronterizas, las voy a prorrogar por tres meses más a partir del día de hoy y mañana debe salir el decreto temprano», dijo.

El presidente hizo los anuncios durante una actividad para informar sobre el plan contra el contrabando que activó a principios de agosto, al reiterar que esa extensión de la medida de cierre de la frontera se realiza «siempre» con respeto a los derechos constitucionales y humanos.

El presidente ordenó, además, la intervención «inmediata» de la oficina que distribuye los productos de la estatal PDVSA dentro del país, a propuesta también de la Comisión Nacional contra el Contrabando, creada a principios de agosto por Maduro para atacar el delito dentro del territorio venezolano y que está bajo la dirección del vicepresidente, Jorge Arreaza.

«He aprobado dictar un decreto y actuar de manera inmediata con este decreto en el cual ordeno la intervención inmediata de la Dirección de Mercado Nacional de PDVSA en lo que respecta a la distribución de combustible, gasolina, diésel, productos y subproductos de hidrocarburos», indicó.

Adelantó que su Gobierno tiene «indicios serios» de la vinculación de «grupos mafiosos con algunas instancias de empresas del Estado» y advirtió de que el funcionario que incurra en este delito debe ser perseguido y castigado «con el doble de la severidad con que se castiga normalmente».

«Por eso es que hay que revisar bien las leyes, porque el que tenga la responsabilidad pública si incurre en este delito le debe caer el doble de la pena», reiteró.

En la misma actividad Maduro anunció que en los próximos días hará una actualización de la Ley de Precios Justos, que, entre otras cosas, prevé sanciones para quienes ganen márgenes superiores al 30 % y acaparen con fines «desestabilizadores», a través de los poderes especiales de los que goza para legislar.

El Gobierno de Venezuela activó el pasado 11 de agosto un «plan de choque» contra el contrabando tras señalar que este es uno de los motivos principales de la escasez en el país.

Las autoridades han asegurado que hasta el 40 % de la producción nacional y los alimentos subsidiados para el mercado venezolano son desviados hacia Colombia.

La iniciativa engloba todos los espacios que involucran el delito, desde el centro de producción hasta la zona fronteriza para reducir esta práctica ilícita alentada por los precios subsidiados de artículos de consumo básico en Venezuela y a la que el Ejecutivo atribuye la causa de la escasez de productos básicos en el país.

«Colombia no ha hecho nada»

El Presidente aseguró que «bastante paciencia» ha tenido y recordó que «hace 1 año le dije a Juan Manuel Santos: Vamos a hacer un plan para combatir el contrabando, el bachaqueo, los paramilitares, y 1 año después del lado colombiano no han hecho nada».

El mandatario venezolano recriminó a su par de Colombia que la situación en la frontera «está peor. Hay más contrabandistas, hay más crimen». Esto hizo desde Miraflores, en una tarima que recibió a la marcha oficialista convocada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

En este sentido, Maduro aseguró que tomará medidas estructurales y radicales referentes a la coyuntura en la frontera entre Venezuela y Colombia.

«¿Qué quieren que yo haga? ¿Quieren que sea débil ante la oligarquía colombiana? (…) ¿Hasta cuándo Colombia va a cerrar los ojos de los problemas que son única y exclusivamente de ustedes?», preguntó el mandatario venezolano a la multitud.

Maduro aprovechó para pedir al presidente Juan Manuel Santos que no se sume a una «guerra contra el pueblo venezolano» ni a una presunta «campaña de odio que desarrollan televisoras de Colombia, mintiendo y manipulando».

Propuestas

Nicolás Maduro propuso a Juan Manuel Santos arreglar sus agendas para sostener un encuentro «donde él quiera, cuando quiera y cómo quiera», para así «ponerle el cascabel al gato» y «vernos las caras usted y yo».

Además, informó que propondrá a la Unión Suramericana de Naciones (Unasur) que, «en acuerdo con el Gobierno de Colombia, crear una Comisión de la Verdad Sudamericana que vaya a observar la situación de la frontera.

«Voy a proponer a Unasur, en acuerdo con el Gobierno de Colombia, porque aquí nadie puede imponer su posición, nadie va a venir a imponernos cosas, ni en la OEA, a la cual no reconocemos ninguna utilidad y valor para meterse en estos asuntos, la OEA debe sacar sus narices de estos asuntos, fuera la OEA. Una comisión sudamericana de la verdad que venga a ver la situación de la frontera, del narcotráfico, paramilitarismo, de economía criminal, y que venga a decir al verdad que no quiere decir ni CNN ni caracol, ni todos los medios basuras internacionales», dijo.

Comentó que hasta que el Gobierno de Colombia no prohiba la venta de productos venezolanos en su territorio y hasta que no se «acabe el ataque a la moneda en la frontera no voy a abrir la frontera hacia el norte de Santander».

Además, aseguró que «casi el 80%» de las personas que entran a  través de la frontera con Colombia «vienen a llevarse toda la gasolina y la comida de los venezolanos, el champú, el jabón, los pañales, la leche, la carne, la medicina, ¿o miento? Reto a alguien de Colombia a que me desmienta».

«Mientras se designa y llega la comisión he ordenado que continúe el censo y la restructuración profunda de los seis municipios de la zona número 1 del Táchira», dijo.

Poblado de «La  invasión»

El mandatario nacional aseguró que el barrio la invasión era una presunta base paramilitar, que estaba gobernada por efectivos paramilitares, y «toda esa gente que vivía ahí eran esclavos económicos, bachaqueros de paramilitares, y habían mujeres sometidas al esclavismo sexual».

Por otra parte, negó que los ciudadanos colombianos que regresaron a Colombia «no fueron deportados, fueron repatriados. Fueron regresados a su lugar de origen. Ellos quisieron irse lo más rápido posible porque tenían miedo de las investigaciones».

«Los que no cumplieron delitos se regresaron apenas se terminaron los protocolos», dijo.

Aseguró que fueron capturados 10 paramilitares «y están confesando, era una base paramilitar espejo de una que hay que Cúcuta».

Share Button