miércoles mayo 12 de 2021

El freno a la crisis

02 septiembre, 2015 Fútbol, Fútbol Nacional

 esteban-jaramillo2Por Esteban Jaramillo Osorio

 El amor inicial, con aprobación a lo planeado, por parte del Once Caldas y su entrenador, parecía durar menos que un suspiro. El incidente de Javier Torrente, del 19 de julio, en las postrimerías del juego contra Junior, abrió una herida grande que tardo bastante en cicatrizar. El milagroso repunte del equipo en las últimas fechas, hasta encasillarse en la lista de clasificados, freno las peores predicciones y logró desenchufar una crisis que amenazó con  llevarse al entrenador. A punto estuvo de ser despedido por sus irracionales reacciones, las que por poco estropean sus metas iniciales. Mal asunto aquel, que  nada bien pintó. Muy temprano Torrente, mostró el rostro crítico de la intolerancia, con el rechazo general.

Pero rápido los tiempos cambiaron. Los jugadores tomaron partido, redoblaron el esfuerzo, se comprometieron colectivamente y le dieron un aire al conductor, que pudo diseñar, con los resultados a favor, un equipo diferente para salir de angustias.

Los resultados, frente a calificados equipos como Medellín, Millonarios, nacional y Santa Fe, e incluso Junior, al que se pudo liquidar aquella tarde del desenfreno de Torrente, variaron en parte la percepción del pueblo frente al equipo. Hoy, aquel episodio parece historia olvidaba, porque la afición ha recuperado la confianza y el grupo pinta mejor.

Las últimas exhibiciones, sin ser derroches de técnica, de ataques fulminantes, de volumen ofensivo o de autoridad en el manejo del terreno y el resultado, han dejado entrever una actitud distinta que se valora. Son varios los jugadores en progresivo crecimiento en sus facultades, con aporte permanente para la regeneración del proyecto. Sigue, sin embargo, padeciendo el Once en su frente ofensivo, donde la presencia de sus goleadores no se hace sentir, por la ausencia calidad al definir.

Las variantes inspiradas por Torrente, incluidas aquellas forzadas improvisaciones, le han dado buenos resultados. La salida de hombres clave, por  trasferencias, suspensiones, lesiones, o bajo rendimiento, el entrenador las ha sabido sortear.

Nota al margen: ocho partidos duro Flavio Torres en Cúcuta. Demuestra esto que en el Once Caldas no fue  buena su elección…Ni sus procedimientos.

Share Button