sábado mayo 18 de 2024

Sacar al Procurador, ¿conjura o estrategia?

02 septiembre, 2015 Opinión Jhon Jairo Armesto

Jhon Jairo Armesto

 Por: Jhon Jairo Armesto

Esta columna fue motivada por una nota de la sección Caleidoscopio Político del diario El Nuevo Siglo del día de hoy, sobre el rumor de la virtual postulación del ex magistrado Humberto Sierra Porto como candidato a la Procuraduría General de la Nación, que como se conoce tuvo un gran papel hace unos años en la despenalización del aborto para tres causales: embarazo riesgoso para la vida de la madre y el niño, embarazo producto de violación sexual y malformaciones o problemas cerebrales irreversibles en el niño.

Es difícil creer en la existencia de las casualidades en el mundo político, ya que este se compone de decisiones delicadas y de trascendencia que no deben ni pueden ser tomadas a la ligera. Por eso es difícil creer que sea una casualidad la unidad presunta de diferentes medios de comunicación, sectores políticos y organizaciones sin ánimo de lucro –supuestamente- para que hablen contra el Procurador y lo hagan ver como un ser cavernario, retrógrado y enemigo del progreso. Este pensamiento, mayoritario, pero simplista y basado en auténticos prejuicios, puede ser desarticulado en diferentes medios por su falta de objetividad, de lo cual vamos a ver varios puntos, los cuales se denota que son parte de una campaña mediática:

  1. Libro “El último inquisidor”: libro escrito en 2014, como conclusión durante los agitados días de anuncio de la destitución e inhabilidad de Gustavo Petro como alcalde de Bogotá por presuntos manejos irregulares de la implementación del sistema público de aseo. Escrito por Andrés Hernández, un profesor casi desconocido de ciencias políticas de la Universidad de los Andes, graduado de la Universidad de Maguncia, Alemania –donde enseña el filósofo y jurista alemán Jurgen Habermas, cofundador del grupo académico Escuela de Frankfrut, quien creo el sistema del constitucionalismo patriótico como modelo político para la Alemania de post-guerra, que quita cualquier simbolismo o interpretación supra material de la constitución, y que solo la ve como un conjunto de reglas de juego-. Este libro, a excepción de la introducción que hace el mismo autor, es un cúmulo de resentimiento ideológico y virulento por el coste de una boda “imperial” como califica el matrimonio de la hija del Procurador María Alejandra Ordoñez en 2012, abiertos por un prólogo pésimamente escrito por Gustavo Petro. Lo peligroso del texto, es el anuncio de un nuevo entendimiento constitucional en la sociedad colombiana, que no es más que transmutar el constitucionalismo patriótico que creo Habermas al contexto colombiano de manera arbitraria, algo no difícil de hacer en las coyunturas de extremismo ideológico enquistado en sectores de la Rama Judicial colombiana, lo que no permite que haya unidad en procesos tan importantes como el apoyo al Referendo para derogar La Reforma de Equilibrio de Poderes.
  2. Ataque a la trilogía de libros críticos: El procurador Ordoñez durante su paso como magistrado del Consejo de Estado, publicó bajo el sello editorial de la Universidad Santo Tomás, sede Bucaramanga, una serie de tres libros con postulados críticos a la sentencia del ex magistrado fallecido hace menos de un año Carlos Gaviria sobre la legalización de la dosis personal de drogas; al feminismo radical y las fundaciones internacionales que imponen agendas de cambios jurídicos, culturales y políticos en los países de Tercer Mundo con una agenda presuntamente de dominación cultural y política globales. Tales obras son: Hacia el libre desarrollo de nuestra animalidad (2003), Ideología de género: utopía trágica o revolución cultural (2006) y El nuevo Derecho, el nuevo orden mundial y la revolución cultural (2007), que entre otras cosas, son libros que aparte de conseguirse en internet, son difíciles de conseguir en las librerías en general o en las especializadas en Derecho, como casi por efecto de una censura implícita. Otro escenario similar, fue el de la publicación de la tesis de grado de abogado del procurador Ordoñez de 1979: Presupuestos fundamentales del Estado Católico, del que su segunda parte debería ser leída, ya que condena el nazismo como la prueba de lo que llega a pasar con un Estado ateo regido por normas darwinistas y racistas, como que todo totalitarismo nace de la debilidad de la democracia. ¿Acaso no debe existir la libertad de información y expresión y más en el mundo académico?
  3. Ataque contra el catolicismo tradicional: Al tratar de estigmatizar al procurador Ordoñez como miembro del Opus Dei –única prelatura personal de la Iglesia Católica, fundada por el sacerdote español José María Escrivá de Balaguer, canonizado en 2002, apoyada mucho por el papa Juan Pablo II-, lo cual es falso, ya que la congregación a la que pertenece es la Fraternidad San Pio X, fundada por el obispo suizo Marcel Lefevre, excomulgado por haber ordenado obispos sin autorización papal en 1986 y gran crítico y opositor al Concilio Vaticano II y los cambios que trajo a la vida pastoral y litúrgica de la Iglesia católica. Dentro del catolicismo tradicional existen muchos grupos y ordenes con profundas discusiones teológicas entre sí como la Orden Pio V, o el Monasterio de la Sagrada Familia benedictino en Estados Unidos, entre otros, que no abordaremos aquí, pero de cualquier manera, atacar a alguien por expresar abiertamente sus creencias religiosas, siendo que estas no han sido obstáculo para su desempeño profesional y como funcionario público.
  4. Brazos de ONG´s internacionales: desde hace muchos años, ha sido denunciada la manera abusiva en que llego la concepción de la planificación familiar de la mano de políticas públicas impuestas por organismos vinculados directa o indirectamente al gobierno de Estados Unidos o a compañías privadas de ese país, denunciadas por personajes como el fallecido editor político de El Nuevo Siglo Hipólito Hincapié, el escritor Luis Corsi Otálora y el cardenal Alfonso López Trujillo en diferentes publicaciones. La injerencia aparentemente benefactora de entidades como Profamilia, Ford Foundation, Rockefeller Foundation y empresas de gran tamaño como laboratorios farmacéuticos como Pfizer, que quisieran tener bajo una fachada humanitaria injerencia en la imposición de necesidades creadas para la venta de los productos que ellas mismas o las empresas de las que son subsidiarias se mantengan. Al tener el Procurador Ordoñez, una posición de defensa de la autonomía y soberanía cultural en Colombia. De ahí tenemos que muchas de estas organizaciones son las causantes del nacimiento del narcotráfico o la ideologización de las universidades públicas y la investigación científica incipiente en nuestro país como los trabajos investigativos de Orlando Fals Borda financiados por la Ford Foundation y orientados a tener unas conclusiones previamente diseñadas…¿eso es muy científico?

Que se analice el discurso y proceder de los pronunciamientos del Procurador Ordoñez y de la Procuraduría General de la Nación como INSTITUCIÓN debe medirse bajo raceros objetivos que permitan generar una autentica cultura social del debate y el pensamiento político y administrativo en la sociedad pública. Cualquier otra posición simplemente es la capitalización baja de la ignorancia colectiva sobre la institucionalidad para lograr usurpar los cargos públicos de esa institucionalidad. Así no se hace justicia ni Patria.

@armesto1989

Share Button