jueves septiembre 29 de 2022

Fútbol espectáculo

18 octubre, 2015 Fútbol, Fútbol Nacional, Opinión

 esteban-jaramillo2Por Esteban Jaramillo Osorio

 Volátil y diverso que es el fútbol. Siempre, o casi siempre, a juicio al calor del resultado. Se ve en la selección, con esos saltos entre simpatías y rechazos por uno o dos partidos en crisis. No excluye a los clubes, a los que se mide con rigor mayor, por la regularidad de la competencia.

En la fecha  ocho de  agosto 22, Nacional entró en sospechas al  ser castigado en Medellín por Once Caldas,  lo que de paso salvó el cargo a su técnico Torrente, a esa altura en serio entredicho. Sindicaciones al por mayor hubo para Reinaldo Rueda, por la falta de gestión apropiada de la nómina y la ausencia de recursos en el campo para  establecer autoridad en el resultado.

Ha ido consolidando con el tiempo, el técnico de Nacional, el rendimiento indicado para ponerse al tope de la tabla, y marcar con diferencias admirables, su dominio en el torneo.

El pasado  partido contra Junior fue una muestra indiscutible. Parecía un Ferrari, chocando contra un indefenso topolino.

El juego técnico, vertiginoso, incontrolable,  resuelto en ofensiva con impecable precisión, generó tanta fiesta entre los hinchas, que celebraron sus goles con efusividad al límite. Fue la consecuencia de una adecuada elección  de nómina, Con enlace contundente entre defensa y ataque, en variedad de soluciones creativas.

Fue una  tromba el verde con amenazas de goleada histórica, de no mediar cierta compasión solidaria, con el freno de mano en la máquina, para evitar, en contra de Junior, una ruina mayor.

 Está demostrado que la verdad única en el fútbol y en la vida no existen y que todas las vías legales son válidas para encontrar el éxito. Pero algunas resisten y aprueba los análisis cuantitativos de los expertos, por encima de las consideraciones  numéricas que desdeñan la calidad del juego, por pensar solo en cifras y colocaciones.

Nacional es una muestra de fútbol espectáculo, apoyado claro en la categoría de su nómina y su poder inversor que lo hace distinto a la hora de competir, lo que le da ventajas con marcadas diferencias, las que justifica cuando expone un juego de categoría como ante Junior.

Share Button