sábado febrero 4 de 2023

‘Cambiar un fusil por un lápiz hace mucho la diferencia’, le dijo beneficiario de Ser Pilo Paga, al Presidente Santos

12 febrero, 2016 Educación
El Presidente Juan Manuel Santos obsequió al Rector de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, presbítero Julio Jairo Ceballos, el ‘balígrafo’, una bala convertida en bolígrafo, como símbolo de la transición del país hacia la paz.

El Presidente Juan Manuel Santos obsequió al Rector de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, presbítero Julio Jairo Ceballos, el ‘balígrafo’, una bala convertida en bolígrafo, como símbolo de la transición del país hacia la paz.

 Medellín, 12 de febrero_ RAM_ “Cambiar un fusil por un lápiz hace mucho la diferencia”. Con esas palabras y la voz entrecortada, José Alejandro Vélez, uno de los miles de beneficiarios del programa gubernamental ‘Ser Pilo Paga’, agradeció al Presidente Juan Manuel Santos la puesta en marcha de esa iniciativa.

El escenario de esa emocionante escena fue el Coliseo de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín. Ante el Rector de esa institución, el presbítero Julio Jairo Ceballos, la Ministra de Educación, Gina Parody y el mismo Jefe del Estado, el rostro de José Alejandro reflejaba la emoción y la gratitud con el Gobierno Nacional por los beneficios del citado programa.

“No tengo palabras para expresar la gratitud frente al Programa”, dijo José Alejandro Vélez en medio de los aplausos de sus compañeros y asistentes al evento, quienes, comprensivos, ovacionaron al emocionado estudiante.

Y es que las cosas no han sido sencillas para José Alejandro. Su familia es de origen campesino, y con su humildad y sencillez característica, se ha enfrentado a las inclemencias de una capital, como lo es Medellín.

“Llegar a una Universidad, y primero a una ciudad que no conocía bien…no sabía ni cómo comprar un tiquete en Metro. No sabía ni por dónde entrar”, recuerda.

Pero hoy la situación es radicalmente diferente, pues José Alejandro asegura que se ha “podido adecuar”.

En Medellín el Presidente Santos dio la bienvenida a 1.420 nuevos pilos del departamento de Antioquia y a 899 que llegaron de otras regiones para estudiar en universidades acreditadas de esa capital.

En Medellín el Presidente Santos dio la bienvenida a 1.420 nuevos pilos del departamento de Antioquia y a 899 que llegaron de otras regiones para estudiar en universidades acreditadas de esa capital.

Fusiles por lápices

El pensamiento de José Alejandro de cambiar los fusiles por lápices quedó rondando en el auditorio.

Esa idea sin duda resume una de las razones por las cuales el Gobierno Nacional emprendió la búsqueda de la terminación del conflicto. Por ello, el Jefe del Estado hizo entrega de un presente al Rector de la Pontificia Bolivariana de Medellín

“Señor Rector, yo le tengo un regalo. Esto se llama un ‘balígrafo’. Esto era una bala, que la convertimos en un bolígrafo. Eso es lo que vamos a hacer todos juntos por este país”, indicó el Mandatario.

La máxima autoridad de la citada Institución de Educación Superior recibió con beneplácito el regalo del Presidente Santos y respondió, al dirigirse a los estudiantes presentes en el coliseo:

“Espero firmar los diplomas de ustedes cuando se gradúen como profesionales, y ojalá el señor Presidente en ese momento nos acompañe a esa entrega de diplomas, con la Ministra, por supuesto”.

El Presidente Juan Manuel Santos aceptó gustoso la invitación y agregó: “La educación, señor Rector, usted lo sabe mejor que nadie, es construir paz. Darle oportunidades a todo el mundo (…), eso es construir paz”.

Pilos y más pilos

Pero la historia de José Alejandro no fue la única destacada en el contexto de la bienvenida a los nuevos favorecidos del programa Ser Pilo Paga en Antioquia. Los aplausos, las lágrimas de orgullo y alegría, así como los abrazos, fueron la constante del evento.

David Santiago Isaza es un estudiante de tercer semestre de Ingeniería Biomédica. Es aficionado a la música, toca la guitarra, trompeta y clarinete. Y con esa alegría, relató cómo ha sido su experiencia al ser otro de los beneficiarios de Ser Pilo Paga.

“Ya estoy en tercer semestre. Esto es una experiencia fantástica, porque esta es la oportunidad de nuestras vidas para salir adelante y ayudar al país a progresar cada vez más”, señaló Isaza.

David Santiago es un estudiante que lleva en su sangre el servicio a los demás. Por eso, desde su disciplina, está desarrollando un dispositivo para ayudar a quienes padecen deficiencias auditivas.

“Mi sueño es hacer prótesis de oídos para llevar alegría a los que no pueden escuchar. Mi sueño es ayudar a otros. Esa es la felicidad, mi felicidad”, comentó.

Otro de los casos para mostrar es el de Juan Esteban Taborda, estudiante de ingeniería de la Universidad Nacional. Juan Esteban, quien ostenta un promedio de 4,9, resaltó ante el Presidente de la República el efecto del programa Ser Pilo Paga para cerrar brechas sociales.

“Le agradezco mucho al señor Presidente, a la Ministra, por haber sacado este programa, porque este es un programa que, como dice la Ministra, rompe la brecha entre las personas que tienen esa posibilidad de entrar a la educación superior y las que no”, dijo Taborda.

Mientras hablaba, su madre lo miraba con inmenso orgullo.

Esto llamó la atención de la Ministra Gina Parody, quien le pidió a la madre de Juan Esteban que narrara su experiencia. No obstante, ella simplemente quería agradecer.

“Muchas gracias al señor Presidente. Tengo unas ganas de darle un abrazo fuertísimo”, exclamó.

El Mandatario, sorprendido, aceptó el abrazo y le dijo a la progenitora de Juan Esteban. “Usted es una gran persona, la felicito muchísimo. Su hijo no estaría aquí, su hijo no sería tan pilo, si usted no hubiera sido una buena mamá”.

Una vez roto el hielo, la eufórica madre de Juan Esteban Taborda describió sus sensaciones una vez supo que su hijo resultó beneficiado por el programa Ser Pilo Paga.

“Yo en mi vida había llorado muchas veces de tristeza, bastante. Pero de felicidad como lloré ese día, nunca (…). Una madre quiere ver a su hijo bien, salir adelante. Igual yo siempre he visto que él es un muchacho muy inteligente, muy dedicado al estudio”, explicó.

Con la voz quebrada por la emoción, confesó que siempre tuvo fe en que su hijo iba a poder estudiar en una universidad.

“Siempre tuve esa fe y esa convicción de que yo lo iba a ver a él muy alto”, manifestó.

Reveló que cuando Juan Esteban le informó que sería beneficiario de Ser Pilo Paga, ella daba saltos de felicidad.

“Cuando él me dijo ‘mamá, me gané la beca (…) entonces no le va a tocar pagar ni un peso’, yo saltaba de felicidad, yo no sabía qué hacer, yo lloraba inmensamente como si tuviera una tristeza grande en mi corazón, pero yo sabía que era de felicidad”, relató la orgullosa madre de Juan Esteban Taborda.

‘Este Programa ha cambiado mi vida’

Juan Manuel Acosta tiene 18 años. Es oriundo de Caucasia, Antioquia, y estudia Ingeniería Química precisamente en la Bolivariana, de Medellín. Tiene un promedio de 4,7.

Al ser interrogado por el Presidente Santos sobre los motivos que lo llevaron a escoger esa carrera, el ‘tocayo’ del Mandatario resaltó la importancia de esa carrera para el país.

“Considero la ingeniería como una de las mejores herramientas para transformar al país, económica, industrial, tecnológica y socialmente”, aseveró, y a continuación agradeció al Presidente Santos y a la Ministra Parody por el Programa Ser Pilo Paga.

“De antemano muchas gracias a usted, señor Presidente, a la señora Ministra y a todo su equipo de Gobierno porque este programa de Ser Pilo Paga ha cambiado mi vida”, indicó.

El Presidente Juan Manuel Santos, gratamente impresionado, auguró éxitos a Acosta, pues le quedó clara la inteligencia del futuro ingeniero químico.

“Miren el futuro de este muchacho, este tocayo mío. Una maravilla (…). Siga con esa pilera, tocayo”, le dijo el Jefe del Estado.

El último ejemplo es el de María Camila González, estudiante de psicología de la Universidad CES, con un promedio de 4,6, quien explicó los motivos para elegir esa profesión.

“Siempre me he interesado por comprender el comportamiento humano, la psique, por qué tantas guerras”, le confesó al Mandatario.

En las miradas de los pilos con los que tuvo la oportunidad de conversar, el Presidente Santos identificó no solo su inteligencia y compromiso con sus carreras, sino sus desvelos para alcanzar tan altos promedios.

“El haber llegado aquí, por sus propios méritos, nadie los ayudó, no tuvieron que acudir a ninguna palanca (…), les va a cambiar la vida para bien. Les abre oportunidades que nunca se habrían imaginado”, recalcó.

Para terminar, el Presidente Juan Manuel Santos confió en la obtención de la paz durante el presente año e invitó a los jóvenes pilos a ser protagonistas de la misma.

“Me voy muy contento. Les agradezco esta oportunidad. Verlos a ustedes todos tan pilos, con ese futuro maravilloso que tienen. Aprovéchenlo, estudien bastante, y que este año todos ustedes sean protagonistas de esa paz, todos ustedes se entusiasmen para que esta paz realmente se pueda lograr”, indicó.

“Porque ustedes cuando se gradúen van a tener un país con muchas más oportunidades si logramos consolidar esa paz. Que Dios los bendiga”, concluyó el Presidente de la República al despedirse de los jóvenes más pilos del país.

Share Button