jueves enero 27 de 2022

El Campanario Sobre El Ignorado Lizarazo

26 febrero, 2016 Farándula, Opinión Tomás Nieto

alfons2

Por Tomás Nieto

Ignorado Alfonso Lizarazo en Los 44 años de sábados felices

El viejo refrán popular dice que “mal paga el diablo a quien bien le sirve”.

La frase –así sea de cajón– le cae como anillo al dedo al promotor y organizador de la celebración de los 44 años, al aire, de “Sábados Felices”.

El Récords Guinnes 2016 se lo merece no solo por ser el espacio de humor más antiguo de la televisión colombiana sino porque la conmemoración constituyó un insuperable modelo de repugnante INGRATITUD (así, en mayúsculas) con su creador, don Alfonso Lizarazo Sánchez.

A través de las redes sociales, el periodista Elkin Mesa Muñoz consiguió que varios centenares de televidentes repudiaran la mezquina actitud de Caracol Televisión.

¿Quién creó el programa?

Con el apoyo de Wikipedia, nos permitimos ilustrar a las directivas del Canal sobre la vida del fundador de “Sábados Felices”:

Alfonso Lizarazo Sánchez (nació en Bucaramanga, Santander,  29 de diciembre de 1940. Es un presentador de televisión y figura destacada de la radio que pasó fugazmente por la política colombiana.

Lizarazo llegó a Bogotá a los 18 años, con el deseo de ser ingeniero, abogado o vendedor. Sin embargo, su paisano Julio Nieto Bernal, gerente de la cadena de radio Caracol, lo contrató para hacer turnos en los controles de Emisoras Nuevo Mundo. Luego se convirtió en el reemplazo de locutores, hasta llegar a ser el director de Radio 15, donde compartió con artistas como Lyda Zamora, Óscar Golden y  Ana y Jaime. Después incursionó en televisión para dirigir gratis Estudio 15. El programa obtuvo el premio como el mejor musical.

Llegan los espacios de la risa

En 1972 llega al programa semanal de televisión “Campeones de la Risa”, que un año después se comienza a llamar “Sábados Felices”, del cual fue su director y presentador hasta 1998.

Además, dirigió la admirable campaña solidaria «Lleva una escuelita en el corazón», con la cual el elenco del programa visitaba diferentes regiones de Colombia para construir escuelas.  El 13 de noviembre de 1994 fue víctima de un secuestro por parte de grupos ilegales cuando viajaba junto con los integrantes de su programa,  siendo liberado cinco días más tarde. En 1998 fue elegido senador de la república por votación popular y completó su período político en el 2002.

La historia del hijo de 44 años

En un extenso reportaje concedido al diario “El País”, de Cali, se le preguntó cuándo se vinculó a “Sábados Felices”?

R/ En vez del espacio musical a Caracol le otorgaron un espacio de Humor. Inicialmente llamaron a los humoristas Montecristo y Los Tolimenses, para dirigir un programa que se llamaba ‘Campeones de la risa’, pero ellos finalmente se retiraron, por diversas dificultades. Entonces me llamaron a mí. Yo no tenía idea de humor y me tomó ocho meses tratar de diseñar el concepto de ‘Sábados Felices’

¿Por qué le puso este nombre al programa?

Por que no quería comprometerme directamente con el humor o la risa.

¿Cómo fue el concepto inicial del programa?

Lo que hacía era tener cantantes invitados y hacíamos disitintas escenas humorísticas. Para ello comencé a reclutar a varios humoristas que habían estado en programas como Operación Ja Ja, de Pacheco, como Jaime ‘El Flaco’ Agudelo, Hugo Patiño, Óscar Meléndez Jacqueline Enriquez, Fernando ‘El Chato’, La Torre. Comencé a trabajar con cada uno de ellos y a cada uno le fui creando su propia personalidad, El flaquito Agudelo que era el niño Jaimito o el típico valluno; Hugo Patiño, ‘El principe de Marulanda, que era el típico paisa, Jacqueline, la bobita María Pía y Óscar Meléndez, también caleño, era un personaje malgeniado que se llamaba Rabiol Pedrero Bloque.

Evocando a Jimmy Modesto

Usted también representó un personaje

Sí, el mío era ‘Jimmy Modesto’, un presentador algo pedante con una voz particular que hacía la entrada del programa. Pronto la estructura del programa se fue consolidando, con el concurso de cuentachistes, del que salieron nuevas figuras para el elenco y escenas cómicas. El propósito no era limitarnos a contar chistes sino que hacíamos humor que incluía crítica política, que reflejaba la realidad. Surgieron personajes como Climaco Urrutia, encarnado por el actor Jaime Santos, el maestro Salustiano Tapias que era el gran hombre de radio Humberto Martínez Salcedo. .

¿Qué fue lo mejor de esa etapa de ‘Sábados Felices’?

Tal vez la parte social, fueron 27 años dirigiendo el programa y de ellos 20 haciendo la campaña ‘Lleva una escuelita en el corazón’. El elenco era invitado para ayudar en diversas obras, pero un día pensé que sería bueno crear nuestra propia campaña y tener un control de lo que hacíamos. Nosotros recibíamos la invitación de las comunidades, allí organizaban un comité que se encargaba de administrar los recursos producidos por nuestra presentación. Yo les decía que ellos debían velar para que esos dineros se invirtieran en la escuela o de lo contrario los denunciaba. Durante esos 20 años aportamos para 320 escuelas y sólo hubo dos casos en que se robaron el dinero. Lo triste de todo es que después de mi salida, no siguieron haciendo la campaña.

¿Por qué a la política?

La razón por la cual me lancé al Senado era que yo quería dar ejemplo de que sí se podía hacer política. Cuando íbamos a los recorridos por los pueblos con el programa, encontrábamos mucho inconformismo y desesperanza frente a la política y yo le decía a la gente que entonces se metiera a  la política para hacer algo. Yo me lancé y los votos fueron de muchas de esas personas a las que ayudamos en las campañas a lo largo del país. Yo llegué como independiente así que mi voto no estaba amarrado a ningún dirigente ni partido. Sólo habíamos tres senadores en las mismas condiciones, desde luego no era mucho lo que podíamos hacer ante la mayoría, pero dejábamos constancia de nuestra opinión. Yo presente un proyecto de Ley para que así como el servicio militar era obligatorio, el estudio también lo fuera, pero la propuesta fue hundida.

En esa época vivió el secuestro en carne propia

Sí ocurrió en Florida Valle. Un sábado que jugamos fútbol para los oficiales del Ejército. El 11 de noviembre no regresamos con el elenco para tomar el vuelo al aeropuerto de Palmira y yo me fui a parte del grupo en un auto del presidente del Club de Leones del lugar. De un momento a otro nos encontramos en un trancón. Había muchos hombres con uniformes del ejército. Yo pensé que nos iban a pedir que les actuáramos y me preocupé porque nos iba a dejar el avión. Entonces cuando nos acercámos al que parecía el comandante yo me le presenté y le expliqué la situación. Fue entonces cuando el hombre me dijo. «A usted era el que estábamos esperando. Lo necesitamos para que le lleve una carta al presidente». Entonces se fueron quitando los uniformes y quedaron de civil y se identificaron como guerrilleros, del Frente Jaime Báteman Cayón .

¿Cómo fueron esos días?

Fue muy difícil en pocas horas ya estaba como a tres mil metros de altura, caminando por el monte. Fue una vaina muy triste, cuando a uno lo secuestra piensa que todo termina para uno, porque son personas que no tienen problema en hacerte daño. Eran muchachos entre 14 y 25 años. Caminábamos las lomas todo el tiempo, haciendo camino al andar como dice la canción. Fue el Presidente Ernesto Samper quien recién se posesionaba, quien envió al asesor de paz que ayudó para que me liberaran fueron ocho días de secuestro.

¿Por qué decidió radicarse en Barranquilla?

Hace ocho años estoy en esa ciudad porque mi mujer es barranquillera y tiene a toda su familia allí, me he sentido muy bien en esta ciudad.

¿Qué hace en esta ciudad?

Actualmente presento y dirijo un programa que se llama ‘Playa, brisa y mar’, en el que muestro diversos aspectos y personajes de La Costa Caribe. Se emite esporádicamente por Telecaribe.

Share Button