martes enero 31 de 2023

Director de Drogas de Minjusticia insta a la Unión Europea a pasar de la teoría a la acción

15 marzo, 2016 Internacionales, Judiciales

Director de Drogas del Ministerio de Justicia, Javier Flórez Henao

Viena (Austria),, 15 de marzo_ RAM_ El Director de Drogas del Ministerio de Justicia, Javier Flórez Henao, resaltó el apoyo del Programa de cooperación entre América latina y la Unión Europea en política de drogas (COPOLAD), cuya primera versión fortaleció el Observatorio de Drogas de Colombia e hizo que el Sistema de Alertas Tempranas colombiano se convirtiera en un referente para el continente.

“Gracias a las pautas del Copolad Colombia tuvo progresos significativos en términos de indicadores y de su observatorio nacional de drogas y fueron fundamentales para la materialización de procesos como, por ejemplo, el Sistema de Alerta Temprana de Colombia, uno de los pocos que hay en el continente (y que ya ha emitido 6 alertas)”, dijo Javier Flórez.

En la segunda jornada de la Comisión de Estupefacientes, el Director de Drogas señaló que COPOLAD ha sido una valiosa contribución a los esfuerzos del gobierno para formular políticas de drogas más sagaces, pero hizo un llamado para que en la segunda versión se pase de la teoría a la práctica. Lo anterior atendiendo a la copiosa generación de conocimiento que se ha tenido en los últimos años y que deben ser la base de las políticas públicas de lucha contra las drogas en las naciones.

Javier Flórez, además, resaltó el potencial de Colombia para contribuir con la generación de evidencia y conocimiento sobre drogas para el continente y el mundo, y celebró que se le dé al país la oportunidad de liderar el grupo de trabajo del observatorio de drogas del proyecto Copolad II.

El Programa de cooperación entre América latina y la Unión Europea en política de drogas (COPOLAD), tuvo su primera versión entre 2011 y 2015. La segunda fase se realizará desde 2016 hasta el 2020.

Esta iniciativa busca apoyar la consolidación del mecanismo de cooperación y diálogo político entre Europa y América latina, el fortalecimiento de los observatorios nacionales sobre drogas y la recaudación de información de calidad que fomente el desarrollo de políticas más acertadas.

El éxito de la sustitución de cultivos ilícitos no se mide por hectáreas sino por el mejoramiento de las condiciones de vida 

Viena (Austria),, 15 de marzo_ RAM_ Durante la sesión de este martes de la Comisión de Estupefacientes, el Viceministro de Justicia, Carlos Medina Ramírez, señaló que la mejor forma de luchar contra los cultivos ilícitos es fomentar el desarrollo en las regiones cocaleras. Al tiempo, indicó que aunque aún existen  cultivos ilícitos en muchas de ellas, también es evidente la voluntad de los campesinos por abandonar la ilegalidad.

“Debemos reconocer que hemos invertido importantes recursos y hecho enormes sacrificios para contener y reprimir los síntomas de este problema, pero frecuentemente hemos pasado por alto las verdaderas causas. Cuando nos hemos propuesto transformar los territorios afectados disminuyendo sus vulnerabilidades y trabajando de la mano con las comunidades, no solo hemos obtenido mejores resultados, sino que nuestras intervenciones han resultado más sostenibles”, afirmó el Viceministro.

Según el alto funcionario, impulsar proyectos que generen desarrollo, proteger a las comunidades y devolverles la seguridad a las zonas afectadas por cultivos ilícitos son la primera condición para recuperarlas, pues “la contención de los fenómenos criminales solo tiene sentido si se traduce en el aumento del bienestar de los ciudadanos”.

Durante un panel sobre desarrollo alternativo, el viceministro Medina Ramírez fue enfático en señalar que las medidas para impulsar el desarrollo alternativo no pueden ser aisladas, sino que debe haber una intervención integral del Estado que tenga en cuenta diferencias y contextos regionales, que sea socialmente aceptada, que aproveche el conocimiento de las comunidades y que sea económicamente viable.

De acuerdo con el alto funcionario, el desarrollo alternativo ha sido pieza fundamental de la estrategia para responder al problema de las drogas en el país, y hoy 175.000 familias de 362 municipios se han favorecido con  estos programas.

“Podemos decir que el desarrollo alternativo ha contribuido con el 54% del cacao sembrado en Colombia, el 40% de las plantaciones de caucho, el 25% de la palma de aceite y el 18% de maderables sostenibles del bosque. Estas intervenciones han permitido conservar 1,2 millones de hectáreas de bosques y capturar 123.000 toneladas de carbono”, explicó.

Para el Viceministro, la reducción de cultivos ilícitos funciona mejor cuando es voluntaria y se hace con colaboración de las comunidades. “Se trata de construir el Estado en estas regiones, de restablecer los lazos de confianza con la ciudadanía y de integrar territorios que se encuentran apartados del desarrollo. De ahí que el éxito no pueda ser medido por el número de hectáreas sino por el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas que están expuestas a la economía ilegal de las drogas”, puntualizó.

Share Button