domingo junio 20 de 2021

Ni bobos ni vivos, somos funcionarios que entregamos nuestra vida al servicio público

04 mayo, 2016 Económicas

Minhacienda en Plenaria del Senado 3 (2)

  El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, defendió este martes la labor que realizan los funcionarios públicos en pro del desarrollo del país.

Durante el debate sobre la Refinería de Cartagena, citado por el Senado de la República, el funcionario dijo que en medio de los problemas que se presentaron en el desarrollo de la obra, los miembros de la Junta Directiva de Ecopetrol actuaron diligentemente.

«Yo sí quisiera, Senador Robledo, decir que en Colombia existen una categoría de funcionarios públicos que no entran en sus categorías: que no son ni bobos ni vivos», dijo el titular de la cartera de Hacienda en respuesta a la clasificación que hizo el Senador Jorge Enrique Robledo de los funcionarios públicos.

Y agregó: «Son personas como Juan Carlos Echeverry (Presidente de Ecopetrol) o como yo o como muchos otros, que entregamos nuestra vida al servicio público. No buscamos enriquecimiento de ninguna clase; no buscamos honores de ninguna categoría, lo que queremos es ser buenos servidores públicos, que actuamos diligentemente, que si hay algún problema no nos excusamos y dejamos de asistir a la Junta Directiva, vamos allá a ver qué se puede hacer, cómo se enfrenta dentro de los recursos que hay, dentro de las posibilidades que hay, a tratar de hacer la mejor tarea para Colombia, para construir este país».

El Jefe de la cartera de Hacienda reiteró que el único compromiso es con el progreso de todos los colombianos.

«No entramos en esas categorías simplistas de bobos o vivos, entramos en la categoría de los servidores públicos diligentes, desinteresados, comprometidos con Colombia, buscando el progreso de todos los colombianos», enfatizó Cárdenas.

Asimismo, el Ministro de Hacienda explicó que, de no haberse tomado las decisiones difíciles a tiempo, el debate en Colombia sería otro.

«¿Cuál sería el debate en esta plenaria si tuviéramos $3 o $4 mil millones enterrados en la Refinería de Cartagena convirtiéndose en chatarra, en medio de un pleito, teniendo una deuda de casi US$4 mil 700 millones?

¿Cuál sería el debate? ¿La negligencia de haber dejado que el proyecto no siguiera, de tener la chatarra oxidándose en Cartagena? No sería este el debate, no sería el debate sobre la reclamación a CBI (Chicago Bridge & Iron Company), sería el debate sobre los funcionarios que no hicieron su tarea», explicó.

Por último, el Ministro insistió que el único culpable de los sobrecostos en el proyecto de la Refinería de Cartagena es CBI, el contratista internacional responsable de la ejecución del proyecto.

«No nos puede quedar la menor duda: CBI es el culpable de esta situación”, dijo el alto funcionario, y agregó que la demanda entablada contra la firma supera los US$2 mil millones.

Finalmente, el Ministro de Hacienda se unió a las voces en el recinto del Senado que hicieron un llamado a la unión nacional en respaldo a la demanda internacional entablada contra la firma contratista. “La indignación, el desagrado contra CBI, es el sentimiento de todos. Pero no nos podemos quedar en las emociones, tenemos que ir a las soluciones», concluyó.

Share Button