domingo septiembre 19 de 2021

Retos del nuevo Código de Policía

09 agosto, 2017 Bogotá, Judiciales, Política

En Comisión de Gobierno continuó el debate de control político sobre los retos de la implementación del nuevo Código de Policía, el turno le correspondió a la Bancada del movimiento político MIRA. El concejal Jairo Cardozo Salazar centró su intervención en los retos, realidades y expectativas de los comerciantes formales e informales aplicados al Nuevo Código de Policía.

Respecto a la recuperación del espacio público, la Alcaldía no ha cumplido la orden de crear políticas para vendedores ambulantes, “han pasado 13 años que la Corte Constitucional ordenó a la Alcaldía adoptar políticas públicas a favor de los vendedores ambulantes”, puntualizó el cabildante Jairo Cardozo.

Continuó su presentación preguntándole a la Secretaría de Gobierno, ¿cuándo empezará la implementación de las alternativas económicas para los vendedores informales y cómo se pretende planificar su reubicación?

Igualmente, el concejal señaló que “con corte a junio de 2017 vemos con gran preocupación la baja ejecución presupuestal en los programas destinados al emprendimiento y generación de ingresos, así como alternativas laborales para los Comerciantes Informales”.

Además indicó que la Alcaldía no ha superado el déficit de baños públicos. Bogotá tiene un baño por cada 70 mil habitantes y el nuevo Código de Policía establece en el artículo 140 comportamientos contrarios al cuidado e integridad del espacio público, entre ellos, realizar necesidades fisiológicas en el espacio público, por lo anterior preguntó a la Administración Distrital ¿qué acciones se tienen previstas para facilitar al ciudadano el cumplimiento del artículo 140 – 11 del Nuevo Código de Policía?

Su compañera de bancada Gloria Stella Díaz, sostuvo que la implementación del nuevo Código de Policía es un desafío que se espera ver reflejado en el proyecto de presupuesto de la vigencia 2018 que habrá que presentar la Administración al Concejo de Bogotá, así mismo, aspectos como el uso de los suelos y su relación con actividades comerciales como bares y restaurantes u otros usos que signifiquen aglomeraciones complejas.

Lo anterior,  se espera verlos traducidos en normativa urbana que requiere la concertación de la comunidad, el comercio y la industria, previa la presentación del Plan de Ordenamiento Territorial –POT-. La magnitud del nuevo Código de Policía es un instrumento cuya correcta aplicación requiere no solo de su propia reglamentación sino además de una muy clara relación con otras normativas, sostuvo la concejala Gloria Stella Díaz del Movimiento Político MIRA.

En el Concejo, Bogotá tiene la palabra. Maritza Rada, comerciante de la localidad de Fontibón, señaló que las vías en mal estado, la venta de estupefacientes, los constantes robos, y los mal parqueados hacen que la gente no entre a los establecimientos comerciales, solicitó a las autoridades, hacer efectivo el nuevo Código de Policía.

A su turno, el cabildante Jorge Durán solicitó a la Corporación, iniciar lo más pronto posible las reuniones con la Comisión Accidental para  modificar el nuevo Código de Policía y adaptarlo a las necesidades de la capital.

Share Button