domingo abril 21 de 2019

El Ojo del Halkón Nadie cede

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Pensar por el momento en un acuerdo de paz entre el Gobierno Duque y el ELN es una utopía, porque tanto el Gobierno Duque como el ELN no cede, y como dijo Pablo Beltrán, jefe de la delegación del ELN al periodista de Caracol, Diego Bonilla, en La Habana, ellos están dispuestos a regresar al país y no meter en problemas al Gobierno de La Habana sino ir al monte, que es donde se sienten bien, porque es donde han permanecido por muchos años y debemos de recordar que lo más peligroso del ELN son las milicias urbanas, que son unas expertas en camuflarse entre la ciudadanía y no se sabe si son un ciudadano común y corriente, un campesino o un hombre de negocios; con lo que dijo Beltrán se puede decir que los diálogos iniciados con Juan Manuel Santos y la tentativa de negociaciones con Duque quedaron rotas definitivamente.

Duque no está en condiciones de ceder y no quiere dejar a un lado la gran masacre de la Escuela General Santander que en el día de hoy subió a 21 estudiantes muertos y el guerrillero.

Todo su Gobierno habla de no ceder en los acuerdos que se hicieron con el grupo guerrillero, lo que es muy peligroso para que Colombia no tenga respaldo mas adelante, en caso de que piense abrir nuevamente las puertas al diálogo; pero por lo que temo, en el Gobierno Duque no se abrirá ni siquiera una ventana para llegar a un acuerdo con el ELN.

En este momento la situación es bastante difícil, y es difícil porque una de las guerrillas mas complicadas que ha tenido el país ha sido el ELN y como se ha hablado tanto y no es especulación, no tienen una cabeza de mando, yo no hablaría de grupo, sino de sectores que bajo el mismo nombre actúan como se les viene en gana y que están dispuestos a dar la batalla a sangre y fuego en caso de no haber un acuerdo con el Gobierno. Y otra cosa que hay que tener en cuenta es que el ELN en este momento se ha reforzado con las disidencias de las FARC, por lo que se han presentado amenazas a miembros de esa guerrilla que se han desmovilizado.

El ELN no es una guerrilla como las FARC, y no es que esté diciendo que las FARC fueron mansas palomas, pero tenían una cabeza visible que era Manuel Marulanda y un secretariado que debatía y acordaba determinaciones y una de esas determinaciones fue buscar acuerdos de paz con el Gobierno. No fueron tan intransigentes como son el ELN, que como vemos no tiene escrúpulos para actuar y cometer errores y crímenes, como el de la Escuela General Santander. No todos los guerrilleros del ELN, quieren diálogos y acuerdos porque todo lo quieren solucionar y conseguir por la vía de las armas y por las vías de las armas no van a conseguir nada ni ellos ni el Gobierno.

Aquí no estamos como en el principio, aquí estamos peor porque se cuenta con una guerrilla fortalecida y a pesar de la fortaleza del Estado, no es muy fácil llegar a que se termine esa guerra fratricida, si no es por medio del diálogo, aunque otra cosa es la que piensa el Gobierno y hago votos para que sea lo mejor para el país y no nos estemos equivocando en determinaciones a la ligera, para que sigamos viviendo el baño de sangre en donde los campesinos y los mas desfavorecidos son los que ponen la cuota de dolor en estos casos.

Me parece absurdo cuando a veces los medios de comunicación hacen encuestas sobre que es lo mejor de reabrir los diálogos y terminarlos, en las ciudades, en donde el citadino por lo general nunca ha sentido la violencia de frente en su propio cuerpo y en su familia.

Hay una tendencia en el mundo en estos momentos y es llegar a acuerdos para terminar estos conflictos que no dejan nada de bueno ni para la ciudadanía ni para el mismo Gobierno; pero como decía mi mamá y los que saben de muchas cosas “Doctores tiene la santa madre iglesia”.

Y seguimos con no ceder, en Venezuela la situación es cada día mas difícil, se discute con que el Gobierno de Nicolás Maduro no es legítimo y se trata de reconocer a Juan Guaidó, quien acaba de proclamarse presidente legítimo, pero debemos de ser claros en algo, en este momento el vecino país no tiene un gobierno legítimo; aunque la entrada de Guaidó sería bueno para llamar a unos nuevos comicios electorales que se hagan sin manipulación y respetando los derechos de todos.

Esto se polarizó, porque en las redes sociales se habla que el que está al frente de todo lo que está pasando es el presidente de los Estados Unidos que al apoyar a Juan Guaidó está respaldando lo que dice Nicolás Maduro mostrándose como víctima y no reconociendo lo malo que ha hecho en su país, como un golpe de estado.

No sé hasta dónde es buena la posición tan radical de Colombia, en cuanto a lo que sucede en Venezuela, cuando todo debía de tratarse con mas diplomacia, pensando que en suceder algo grave el mas perjudicado es Colombia, por tener las fronteras con Venezuela y abiertas entre habitantes que se consideran hermanos de un país y del otro, dado que se benefician de los intercambios y del trabajo.

Al complicarse la situación con Venezuela, me atrevo a creer que la situación con el ELN se empeoraría en Colombia ya que Nicolas Maduro está dispuesto a tenerlos en su territorio puesto que en caso de una confrontación con la comunidad internacional, la guerrilla colombiana, tanto los del ELN como los desertores de las FARC serían de mucha ayuda para ampliar su fuerza militar.

Se vive un verdadero caos y esperamos que la intervención internacional sea para buscar una solución diplomática, porque con la terquedad de Maduro no se va a llegar a ninguna parte y el que si corre peligro es Guaidó, porque se le ofrece respaldo internacional; pero él tiene que enfrentarse a las decisiones del dictador que es el amo y señor de la casa, que no piensa para meter a nadie en la cárcel, asesinarlo o desaparecerlo.

Muchos creen que esta solución se va a dar de la noche a la mañana; pero perdónenme si soy pesimista, esto va para largo.

[email protected]

Share Button