miércoles julio 17 de 2019

El Ojo del Halkón Gobernar sin retrovisor

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

 Quiero empezar esta columna diciéndole a mis colegas los periodistas, que para mi es un orgullo formar parte de un gremio tan interesante y necesario en la vida de la humanidad y recordar lo que dijo un gran pensador, que el periodismo era el mejor oficio del mundo, y de verdad que lo es. Hoy 9 de febrero celebramos los periodistas nuestro verdadero día y no el del mes de agosto por orden gubernamental.

Quiero dejarles antes de entrar a temas un poco mas complicados una de las frases que dijo el periodista Mauricio Gómez en la entrega de los Premios de Periodismo CPB-2019: “La noticia, como insumo esencial del periodismo, dejó de serlo hace mucho tiempo”.

Y ahora si entremos en materia, en su posesión por cierto un poco huracanada, el presidente Iván Duque dijo que iría a gobernar sin retrovisor, y digo huracanada por los vientos y la lluvia de esa tarde del 7 de agosto de 2018.

Lo que dijo el Presidente Duque, parece que no lo entienden los miembros del partido de gobierno, porque no hay nada mas aburridor que comparar personas, situaciones y cualquier cosa que sea, porque nos damos cuenta que faltaron cosas por hacer, que la persona no es perfecta o simplemente que nosotros tratamos de hacer las cosas mejor que los anteriores y tratamos siempre de culpar a quienes nos han antecedido.

Como curioso quiero contarles que la idea de hacer esta columna salió de escuchar al nuevo técnico de la Selección Colombia, el portugués Carlos Queiroz, cuando fue hábil al no caer en la trampa de algunos reporteros, que lo pusieron contra la pared para preguntarle que cambios haría al seleccionado patrio y entre líneas preguntaban si él creía que hubiera sido buena la administración o dirigencia del señor Pekerman. Dijo el nuevo estratega que el trabajo de Pekerman fue impecable y que no era sino mirar a donde había dejado al seleccionado y hasta donde había llegado en los pasados mundiales, que tendría en cuenta muchas cosas de las logradas, pero que cada quien tiene su estilo, es decir, que fue tajante y no se sabe como irá a ser la relación con la prensa, porque este caballero cuenta con jefe de prensa propio.

De las anteriores palabras hay mucho para aprender, porque ya el ciudadano de a pie está cansado que todo lo que sucede mal en Colombia tiene un culpable y es nada mas y nada menos que el expresidente Juan Manuel Santos, no piensan que dentro de cuatro años se estará hablando igual que ellos y si les va mal en el Gobierno mucho peor.

Uno no necesita hablar de los demás para quedar bien o simplemente sobresalir, uno habla con sus hechos y creo que lo que debe de hacer el presidente Duque y su séquito es trabajar y cumplir lo que dice su padrino, el expresidente y senador Álvaro Uribe, pues me temo creer que sea él el que esté gobernando en la sombra, porque considero que Duque tiene capacidades y que está muy bien rodeado, con ministros que cometen errores como cualquier ser humano, pero que deben corregirlos en la marcha, para el bien del país.

Es aburridor cuando el programas como en Hora 20, SEMANA en vivo y otros se invitan a seguidores de Uribe, porque creen tener la última palabra y en vez de opinar y dar soluciones a los problemas, se dedican a hablar mal del gobierno anterior, sin darse cuenta que lo interesante e importante en este momento es hacer ellos bien las cosas y el pasado es pasado y si lo que se hizo estuvo mal tratar de corregirlo, pero no estar echando la culpa por cada cosa que suceda.

Hay una cosa que está muy complicada y no se sabe quien dice la verdad o la mentira y es lo referente al Proceso de Paz, son muchas las trampas que se ponen para que continúe adelante, quizá uno de los logros mas importantes de los últimos años y una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa, una cosa es el Proceso de Paz con las FARC y otra con el ELN, y desde esta misma ventana periodística lo hemos dicho en mas de una oportunidad, no solo en este Gobierno sino cuando estaba Juan Manuel Santos, y si no recuerdo mal en mas de una vez he repetido que el Proceso de Paz con los Elenos es un hueso duro de roer.

Creo que es el momento que el nuevo Gobierno gobierne como debe de ser, que se tenga en cuenta que la solución no está con invadir al país de impuestos y mucho menos de dejar que los grupos alzados en armas se apoderen cada día mas de los campos, pueblos y ciudades. La delincuencia común nos tiene contra la pared, a pesar de las declaraciones este fin de semana del Ministro de Defensa, que muestra un panorama bastante favorable en este campo.

Las trampas que se le ponen a la JEP dan mucho para pensar cuando es necesario que se castiguen a los que han cometido delitos y que así se cumpla el eslogan del presidente Duque que dice “Quien la hace la paga”, pero para esto se necesita que la justicia tenga instrumentos y que no sea para ponerla en práctica solo con los de ruana.

Este es un año político, de elecciones regionales, pero debe ser un año en donde no se debe de manejar los asuntos gubernamentales de manera monotemática, porque esto le ha hecho daño al país y si miramos atrás nos damos cuenta que los gobiernos anteriores han tenido un tema caballo de batalla, el mandato claro, de Alfonso López, la seguridad democrática de Álvaro Uribe Vélez, y el proceso de paz de Juan Manuel Santos, y si nos damos cuenta por cumplir las metas en estos campos se ha olvidado la parte social y muchos más. El presidente Duque ahora quiere acabar con la violencia y patrocinar la puesta en marcha de la democracia en Venezuela, pero en Colombia hay muchas cosas por hacer y no dejarlas a un lado por un tema específico.

La credibilidad no se debe perder y es la oportunidad para que tanto el Gobierno como el Congreso y los políticos logren que los ciudadanos vuelvan a creer en ellos y que la desconfianza por los poderes públicos desaparezca.

Que bueno que se trabaje en pro de la paz, no solo con palabras sino con hechos, esto salvaría al país de una gran hecatombe social; simplemente porque al erradicar la violencia en los campos, se va a evitar la migración, en las ciudades habrá tranquilidad para trabajar y todos trabajando mostraremos esa buena imagen que dan día a día nuestros deportistas y que debe ser pan de cada día para el pueblo colombiano.

No debemos de quedar mal ante la comunidad internacional por la terquedad y nuestro mal parecer.

No quiero terminar sin apoyar al gran número de mis colegas los periodistas que luchan por la libertad de expresión y que en la entrega de los Premios de Periodismo CPB-2019 levantaron sus voces, pidiendo que se nos respete y la recomendación a nuestros colegas, para que no politicemos nuestra profesión, porque si seguimos sirviendo a los intereses de los políticos, de los gobiernos y de los grandes conglomerados económicos estamos perdidos. Hay que recordar que el periodismo está hecho para ayudar a los gobernados y no a los gobernantes.

[email protected]

Share Button