viernes junio 21 de 2019

Las penas y la felicidad

 Por Esteban Jaramillo Osorio

Fue corto y tortuoso el camino de Copa, para Once Caldas. Su competencia exprés se selló con salida traumática, por la incapacidad para competir. Pérdida de dinero y nombre, por bajo rendimiento, con entrenadores incapaces de entender el juego de los rivales y de potenciar el propio, ante un equipo fiel al estilo paraguayo de raspar, apretar y dominar los cielos, por su potencia en el futbol aéreo. Nunca entendieron la necesidad de darle sentido al riesgo de ganar, interpretando aquella partitura del año pasado, cuando reinaban la técnica, el carácter, la simpleza de conceptos y el sentido común.

Pero el Once Caldas, tuvo su “Próximo domingo”, el que siempre existe en el futbol, para redimirse ante Tolima, un rival de peso, serio y encumbrado.  Errabundo, sin brújula, en el periodo inicial, reencontró la esencia de su juego elaborado en el segundo tiempo, para reanudar el romance con el público que, con su alegría y su aplauso en fría noche, premio esfuerzo, rendimiento y resultado. Aciertos del entrenador en los movimientos de la nómina, especialmente la inclusión de Nieto, quien vive el reencuentro de su esplendor después de un comienzo de temporada apático. Fue el mejor en el partido de copa ante Santanì en Manizales y el guía en la reivindicación de su equipo ante Tolima. La liga es prioridad ahora con sucesión de partidos, ante el indulto por la caída en copa de los aficionados y la posible regeneración de rendimiento y procedimientos tácticos que regresen la fiesta y la paz a nuestro estadio.

Share Button