miércoles octubre 20 de 2021

EE.UU. apoya esfuerzos de Colombia para aclarar quejas contra el Ejército

 

Bogotá, 25 de mayo_ RAM_ Estados Unidos señaló este sábado que apoya «firmemente» los esfuerzos de Colombia para aclarar «las alegaciones respecto a las Fuerzas Armadas» del país, tras la publicación hace una semana de un artículo en el diario The New York Times sobre ejecuciones extrajudiciales.

La portavoz del Departamento de Estado de EE.UU., Morgan Ortagus, dio en un comunicado «la bienvenida a la decisión del Gobierno colombiano de establecer una comisión independiente que examine las alegaciones respecto a las Fuerzas Armadas colombianas».

El presidente Iván Duque anunció este viernes la formación de una comisión para investigar órdenes y documentos relacionados con el Ejército, después de que el sábado pasado The New York Times publicara un artículo que advertía que Bogotá estaba ejecutando «otra encarnación» de los «falsos positivos».

En su comunicado, el Departamento de Estado apuntó que «entiende» que la nueva comisión hará recomendaciones a Duque a corto plazo.

«Durante tres décadas, la cooperación entre Estados Unidos y Colombia ha fortalecido el imperio de la ley, promovido la transparencia y la rendición de cuentas, y aumentado el respeto hacia los derechos humanos», dijo Ortagus.

La portavoz subrayó que Colombia ha dado grandes pasos en el avance de los derechos humanos y el fortalecimiento de las instituciones que los protegen.

«Una Colombia más fuerte, estable, que proteja los derechos humanos sigue siendo un interés clave para EE.UU. y la región», indicó Ortagus.

Este viernes volvió a reavivarse la polémica tras la difusión de un segundo texto de The New York Times, en este caso un editorial, que acusaba al mandatario colombiano de poner en riesgo el acuerdo de paz firmado con la extinta guerrilla de las Farc, ahora convertida en partido político.

Con el anuncio de la nueva comisión las autoridades colombianas intentan alejar el fantasma de los «falsos positivos», las ejecuciones de civiles cometidas por la fuerza pública y que entre 1998 y 2014 que se cobraron hasta cinco mil víctimas, según la Fiscalía General de la Nación.

El «modus operandi» de los militares implicados consistía en atraer a jóvenes pobres, algunos incluso discapacitados, con falsas promesas de trabajo para luego llevarlos a otras regiones del país donde eran asesinados y presentados como guerrilleros muertos en combate, para de esta forma obtener permisos, premios y otros beneficios de sus superiores.

Share Button