miércoles mayo 22 de 2019

Fútbol, arte de lo imprevisto

 Por Esteban Jaramillo Osorio

Bogotá, 12 de mayo_ RAM_ En La Champions, el futbol con las pulsaciones al máximo. Frenético, inpronosticable. Festival de figuras cotizadas, de liderazgos desde el banco de los técnicos, de actitud y de coraje. Con jugadas maravillosas, goles inolvidables y ninguna figura irremplazable. La mente que domina con protagonismo. El futbol en su máxima expresión, como “dinámica de lo impensado”.

La Champions, por encima de todo, emocionante hasta el último minuto. Dioses del pueblo, con celebraciones, caídas y desdichas. Héroes anónimos que entran al radar de los aficionados mas exigentes y otros consagrados que, por obligación, se revalidan semana tras semana por la aguda óptica de los aficionados.

La Champions: Criticas y elogios fuera de control. Pasiones desbordadas. Resultadistas que reinan poco, porque desdicen de la estética, de la felicidad del juego, sin espacio en la historia. Otros en la memoria por sus hazañas, por los goles en los últimos minutos, por las victorias logradas.

El futbol al máximo nivel como espectáculo.

La Champions de noches de futbol interminables, o de festejos desbordados.

Messi, de amado a repudiado. La misma corte que lo adula en el triunfo, lo acribilla en el fracaso. Cristiano igual.

Y muchos como ellos, esclavos de los personajes que han fabricado con su talento o con sus estrategias marketineras.

Tantas veces me pregunto: ¿qué será de este maravilloso juego cuando Messi y Cristiano no estén en las canchas? Me tranquiliza saber que atrás quedaron otros buenos o mejores como Di Stefano, Cruyff, Ronaldinho, Ronaldo, Pirlo, Zidane o Beckembauer y fueron reemplazados.

Futbol, fiesta infinita. Dinámica de lo impensado.

Share Button