miércoles octubre 21 de 2020

Artista colombiano a través de la plastilina busca «reducir la xenofobia en el mundo»

El artista plástico y animador colombiano Edgar Álvarez se dedica a reflejar a través de la plastilina fenómenos sociales como la crisis migratoria venezolana, el estilo de vida de las personas sin hogar y la pandemia de la COVID-19,

Por: Juancho Torres

Agencia ANADOLU

Bogotá, 17 de octubre_ RAM_ Edgar Álvarez es un animador y artista plástico colombiano para quien la plastilina es una herramienta lúdica que ayuda a plasmar diferentes hechos políticos y sociales.

Con 12 libros publicados, varios cortometrajes y exposiciones alrededor del mundo, se cataloga a sí mismo como uno de los pioneros en Latinoamérica de la animación de temas sociales a través del moldeado con plastilina.

“Siempre he buscado entablar una comunicación más allá del diálogo. Es muy importante para acercarnos a realidades de una manera distinta. Todo comenzó hace 12 años, cuando me encontraba en Los Ángeles, California, donde me interesé por retratar la rutina de las personas que habitan la calle. Este proyecto se llamó «Los invisibles», el cual fue un punto de partida diferente porque a veces uno debe salir de su territorio para sentirse más cercano al país”, afirma Álvarez.

Edgar Álvarez se dedica a reflejar a través de la plastilina fenómenos sociales

¿Se lo explico con plastilina?

Con el talento para moldear figuras, esta habilidad se ha convertido en el proyecto y la profesión de Álvarez. «¿Se lo explico con plastilina?» es un término muy colombiano que está ligado a lo obvio, una frase que se aplica cuando alguien no entiende un tema específico, entonces se debe recurrir a métodos didácticos para que logre entender.

Edgar se apropió de esta expresión ya que lo que él buscaba a través de sus muñecos era precisamente eso: explicar fenómenos sociales complejos a través de la plastilina -literalmente-, para que estos fueran mucho más accesibles para el común de la gente.

Los muñecos de Álvarez se convirtieron en una forma de catarsis ante la realidad del país. Edgar comenzó a compartir sus creaciones a través de las redes sociales y de esta manera pudo llegar a diferentes audiencias. Sin ninguna pretensión, ha llegado a tener alrededor de 780.000 seguidores en sus redes sociales.

“Ha sido un excelente aprendizaje en doble vía con las personas que reciben y ven mi trabajo a diario, ya que me ha permitido acercarme a ellos. Algo muy interesante es ver la diversidad de pensamiento de las personas ya sean de izquierda o derecha, de centro, de arriba o de abajo, mejor dicho, de todo lado, y esto ha servido para desarrollar diferentes diálogos”, le contó Álvarez a la Agencia Anadolu. 

Proceso creativo

Uno de los trabajos clave que este artista plástico ha desarrollado es el proyecto de «Los invisibles», que comenzó con una interacción directa con las personas sin hogar de Los Ángeles a las cuales quería documentar. Con este proyecto tuvo la oportunidad de viajar a China para hacer una exposición.

Para él, el proceso creativo inicia a partir de la interacción con los personajes, de escuchar sus historias y a partir de allí hacer el modelado con plastilina. Posteriormente viene la toma de fotografías a las figuras y luego se inicia el ensamble de la animación, a la cual le agrega detalles realistas, como zapatos desgastados, ropa sucia y rostros quemados por el sol, características importantes a la hora de contar la realidad de quienes suelen ser prácticamente invisibles.

Edgar asegura que su arte es una forma de generar conciencia y reducir la xenofobia en el mundo. “Hay una cosa que es fundamental y es la empatía, entender la problemática global, por ejemplo, la migración, porque yo creo que todos nos hemos sentido rechazados en algún momento, y seguir con esa cadena me parece triste. En cambio, con la plastilina ocurre un fenómeno muy curioso: siento que las personas se conectan y se conmueven mucho más”.

A través de su trabajo, Álvarez expresa sus inconformidades y hace crítica social, aunque asegura que lo que busca, principalmente, es despertar sentimientos de solidaridad hacia la población más vulnerable de una forma lúdica. Él retrata las actitudes de la sociedad para que esta se vea en un espejo y de esta manera encuentre la forma de mejorarlas.

Su trabajo ha llegado a ser parte de proyectos de migración en Latinoamérica con instituciones como ACNUR y la Cruz Roja Internacional.

“Definitivamente, esta es otra forma de llegar a las personas a través del arte. La migración es algo que tiene que ver con todo el mundo y yo parto de entenderla desde mi corazón, un poco desde ponerme en el pellejo de interpretar, de entrevistar, de ir a convivir con ellos y llevar estas ideas a la realidad”, dice Edgar.

En medio de la problemática actual por la pandemia, el artista ha decidido crear una caricatura del coronavirus (COVID-19) para así mostrar que el virus está presente en todos lados y resaltar la importancia de tomar medidas para evitar su propagación. Pero va más allá: esto hace parte de una campaña para concientizar sobre que el virus, a diferencia de los inmigrantes, es de lo que sí hay que cuidarse en cualquier parte del mundo.

Share Button