sábado octubre 23 de 2021

Sigue a la deriva control de violencia en balompié colombiano

Desordenes en el Campín en el partido Santa fe-Millonarios

 Bogotá, 06 de Agosto _ RAM_ Si bien la violencia en el balompié de nuestro país no se puede comparar en intensidad y consecuencias a la que se ha presentado en otras naciones como Inglaterra, Argentina y Brasil, es un flagelo que de cuando en cuando se sigue dando, afectando la convivencia en los estadios y lo peor, dejando heridos e inclusive muertos. Se han tomado medidas que hasta el momento no han rendido frutos completamente.

El más reciente caso se registró el pasado miércoles en el estadio El Campín de Bogotá, cuando barristas del Atlético Nacional invadieron la zona donde se ubicaban hinchas del Independiente Santa Fe, produciéndose enfrentamientos que inclusive se trasladaron de  las tribunas al campo de juego.

Los desórdenes fueron registrados por las cámaras de los medios y celulares, por lo cual se pudo ver una imagen que indignó al país, en donde un grupo de hinchas del Atlético Nacional golpean sin piedad con patadas, incluso en la cabeza, a un joven vestido con camiseta roja, quien estaba inerme en el suelo.

Lo sucedido en El Campín es todavía más inexplicable porque hacía más de un año que no se permitía el ingreso de público debido a la pandemia, y cuando la alcaldesa Claudia López accedió a que volvieran los aficionados a las gradas, y con ello la alegría y el color, se produjeron estos bochornosos incidentes.

Tras estos hechos la Alcaldesa de Bogotá determinó que las barras del Atlético Nacional no podrán ingresar durante un año al estadio El Campín así como al de Techo. Una decisión parecida tomó la Alcaldía de Tunja en donde el próximo domingo juegan Atlético Nacional y Patriotas. No se permitirá  el ingreso de aficionados del equipo antioqueño.

Igualmente el alcalde de Medellín, Daniel Quintero, anunció que la barra del Atlético Nacional con sede en Bogotá tampoco se le autorizará el ingreso al Atanasio Girardot.

Sin embargo esta es una medida de coyuntura que toman los alcaldes frente a un caso puntual, que si bien puede ayudar en algo, no resuelve el problema de fondo pues la violencia la generan no solo las barras bravas de Nacional.

También se han expedido normas para erradicar la violencia de los estadios, como es la Ley 1270 de 2009, la cual creó la Comisión Nacional de Seguridad, Comodidad y Convivencia en el Fútbol, como organismo asesor del Gobierno Nacional en la materia.

En tanto que el Decreto 1007 del 2012 expidió el Estatuto del Aficionado al Fútbol en Colombia, el cual tiene como finalidad promover la seguridad, comodidad y convivencia en este deporte profesional y aficionado en el país, así como la protección de los derechos de los aficionados y el cumplimiento de sus deberes.

Este Decreto establece que los clubes organizadores de los partidos y las instituciones administradoras, propietarias o encargadas de los estadios, en coordinación con las autoridades, deben garantizar las condiciones de seguridad.

En cuanto a sanciones dicho Decreto establece que “el aficionado que incurra en conductas que atenten contra la seguridad, comodidad y convivencia en los escenarios deportivos, o con ocasión de los partidos de fútbol, será sancionado conforme a la ley”.

Share Button