martes octubre 19 de 2021

El giro de Kristen Stewart como princesa Diana enamora a Venecia

03 septiembre, 2021 Cine, Variedades Silvia Aloisi

Festival de Cine de Venecia, 3 de septiembre del 2021, La actriz Kristen Stewart y el director Pablo Larrain posan para la foto. REUTERS/Yara Nardi

Por Silvia Aloisi 

VENECIA, 3 sep (Reuters) – La interpretación de la princesa Diana por parte de la actriz estadounidense Kristen Stewart en «Spencer» tuvo una cálida acogida en el Festival de Cine de Venecia, donde se estrenó el viernes, y algunos críticos ya la señalan como posible candidata al Oscar.

El director chileno Pablo Larraín sigue a una Stewart transformada en la afligida princesa que se une a regañadientes a los miembros de la realeza para una reunión navideña de tres días en Sandringham House, mientras su matrimonio con el príncipe Carlos colapsa.

La película retrata a Diana como una inadaptada, cada vez más aislada y alejada del resto de la familia real -con la excepción de Guillermo y Enrique- y que anhela liberarse de las normas y tradiciones que considera hipócritas y asfixiantes.

Tras una proyección de prensa sobre el legado de Diana, 24 años después de su muerte, Stewart dijo: «Creo que es algo con lo que nació».

«Hay algunas personas dotadas de una innegable energía penetrante. Lo realmente triste de ella es que, por muy normal, casual y encantadora que fuera, enseguida se sintiera tan aislada y sola».

Los primeros comentarios de la crítica sobre su actuación, que incluye un acento británico elegante, fueron positivos, y el Daily Mail la calificó de «espectacular». Dijo que había disfrutado mucho encarnando a Diana, sus modales y su semblante, añadiendo sin embargo que «las reverencias salieron por la ventana en cuanto salí del plató».

«Disfruté más de mi físico haciendo esta película que en cualquier otra cosa. Me sentí más libre y viva y capaz de moverme y más alta, incluso».

En la película, Diana llega constantemente tarde a la cena, a menudo se levanta bruscamente de la mesa para vomitar a causa de su trastorno alimenticio y se vuelve frustrada y errática mientras las criadas y los empleados de palacio no dejan de decirle lo que tiene que hacer.

Se refieren a la realeza como «ellos» o «ellas» y Diana sólo habla brevemente con la reina Isabel II o el príncipe Carlos, prefiriendo en cambio confiar en su tocador o en la cocinera.

Larraín, cuyas películas anteriores incluyen los filmes biográficos «Jackie» y «Neruda», dijo que le había atraído contar la historia de Diana porque era un cuento de hadas al revés.

«Esta es la historia de una princesa que decidió alejarse de la idea de convertirse en reina porque quiere ser ella misma».

Share Button