sábado octubre 23 de 2021

Que lo sepan los que lo niegan, hubo 6.402 falsos positivos: magistrada Catalina Díaz de la JEP

05 octubre, 2021 Generales, Judiciales, Política

Magistrada Catalina Díaz Foto Comisión de la Verdad

BOGOTA, 05 de octubre,2021_ RAM_ Durante el reconocimiento a las víctimas de ejecuciones extrajudiciales hecho por la Comisión de la Verdad, Catalina Díaz, magistrada de la JEP, le respondió a quienes niegan la cifra entregada por esta jurisdicción, según la cual, entre los años 2002 y 2008 se habrían presentado 6.402 víctimas de falsos positivos.

“Que lo sepan los que lo niegan, que lo reconozcan aquellos que dicen que es mentira; porque como lo encontramos nosotros, trabajando con esos nombres, apellidos y lugares, esto no es mentira…Llegamos a esta cifra que a mí personalmente me aterró, 6.402”, aseguró Díaz.

Por otro lado, Bertina Badillo, familiar de dos víctimas de falsos positivos, le respondió a la senadora y precandidata del Centro Democrático, María Fernanda Cabal , quien aseguró durante este fin de semana que la cifra de 6.402 falsos positivos eran un invento de la izquierda.

“Le digo a la senadora María Fernanda Cabal y a Colombia que las 6.402 muertes extrajudiciales no son una mentira. Me atrevo a decirle que no soy de la izquierda ni de derecha. Aquí estamos porque somos madres que tenemos vientre que derramó sangre y nos duele”, respondió Badillo.

Las declaraciones de Cabal se dieron durante el primer foro de precandidatos del partido Centro Democrático donde afirmó que, “se inventaron 6.402 falsos positivos, pero el presidente (de la JEP) no publica la lista, para demostrar que es falso, ¡publiquen la lista!, no deshonren más a los hombres que perdieron sus ojos, sus brazos, sus piernas y su vida por este país”.

Por su parte, el comisionado Alejandro Valencia explicó que, según la información recolectada por la Comisión de la Verdad, existe un subregistro en la cifra de 6.402 casos por falsos positivos.

“Las ejecuciones extrajudiciales cometidos durante el gobierno de la seguridad democrática se cometieron, como parte de una política para incrementar las cifras de muerte del enemigo, legitimar la política de seguridad oficial y publicitar su efectividad”, aseguró Valencia.

Share Button