martes julio 5 de 2022

El Ojo del Halkón Segunda vuelta electoral sin juego sucio

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

BOGOTA, 14 junio,2022_RAM_ Me abstuve por mucho tiempo para hablar de temas políticos y principalmente relacionados con las elecciones a la Presidencia de Colombia.

Cuando faltan pocas horas para que los colombianos vayamos a las urnas a elegir al sucesor de Iván Duque trataré de dar mi opinión y decir que pienso al respecto de unas elecciones que han sido bastante sucias, dónde se han dedicado solo a difamar y no mostraron juego limpio, en dónde en vez de mostrar propuestas se han dedicado a tratar de mostrar las cosas malas del contrincante, con tal de ganar y de mostrar sus capacidades.

En los años que llevo de periodista nunca había visto unas elecciones tan desastrosas como las actuales en donde las campañas políticas no muestran lo que el pueblo colombiano desea saber y solo se dedican a hacer todas las triquiñuelas necesarias para demostrar que son los mejores en esta carrera democrática.

Creo que Colombia se merece lo mejor, es un país de gente buena y trabajadora, que ha tenido que soportar varios años de un gobierno que no ha hecho nada, qué se ha dedicado a otras cosas diferentes que a gobernar y principalmente a no poner en firme lo logrado en el proceso de paz, qué hubiera evitado que se presentaran tantas muertes como hasta el momento.

Parece que lo que importara en el país fueran los triunfos militares y no solucionar los problemas de hambre y de inestabilidad de la población, que en estos últimos años ha llegado no a la pobreza sino más abajo de la pobreza, aunque el Gobierno diga lo contrario, un país en donde las personas no pueden comer sino un solo alimento diario. Las cosas no están muy bien y esto sucede en Colombia.

Dos candidatos en contienda, Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, dos personas que tienen un pasado con errores y aciertos, pero a los que nos hemos dedicado en este momento a mostrar más los errores que los aciertos, creyendo que de esta manera y poniendo trampas al contendor es cuando se logra llegar a la presidencia de la república.

Con tristeza tengo que opinar qué los medios de comunicación a los que pertenezco no han sido claros en suposiciones y han hecho algo que no debe de hacer un periodista y es colocarse la camiseta de un partido o del otro, qué es más o menos lo que sucede en el fútbol cuando a muchos narradores y comentaristas deportivos no se les puede creer porque han perdido la credibilidad porque se han puesto la camiseta de los respectivos equipos y no se han dedicado a lo que es su verdadera labor qué es la de informar.

Se dice que se pierde con cualquiera de los dos candidatos, las malas informaciones hablan que el país irá a la ruina con Gustavo Petro y todas las cosas se la sacan de contexto, lo mismo sucede con Rodolfo Hernández, quién parece que no ha tenido una buena relación con la prensa, qué se ha negado a estar en los debates públicos y en dar declaraciones a ciertos medios de comunicación, para él lo importante es todo lo que se puede hacer por las redes sociales.

A Rodolfo lo vemos muy seguro, porque a estas horas del partido ya se ha atrevido a dar nombres de ministros y decir lo que piensa hacer dentro de su gobierno, anunciando una serie de cambios que no creemos que sean posibles de hacer en una democracia como es la nuestra.

A Gustavo Petro le ha tocado bailar con la más fea, ha sido la base número 1 de esta campaña de desprestigio para este ex miembro del M-19, porque nuestro país no ha aprendido que quien haya estado alzado en armas y haya entregado las armas y haya cumplido con un proceso de paz tiene todos los derechos para seguir adelante, trabajar, gobernar y estar en la vida civil como cualquiera de los ciudadanos común y corrientes.

No estoy de acuerdo con el uno ni con el otro, en este momento estoy pensando todavía por quién voy a depositar el voto, pero si lo haría por alguien que conozca el gobierno, que sepa hacer las cosas y no por alguien que entre a improvisar y a llevar al país a una ruina peor de la que está viviendo en este momento.

En Colombia las cosas no son fáciles, hay una diferencia total en las clases, las clases altas tienen todo, descuentos de impuestos, las clases medias son las que tienen que responder, echarse a la carga todo lo que es el mantenimiento del Estado y en la parte de la clase pobre han tenido que sufrir muchas consecuencias a pesar de las ayudas mínimas que ha dado el Gobierno.

La pandemia ayudó a que muchas empresas, principalmente pequeñas, quebraran y es muy difícil conseguir trabajo a pesar de los informes que se dan por parte del Gobierno que muestra que las cosas están perfectamente.

El presidente Duque se ha dedicado a recorrer el mundo, da la sensación de que vive más fuera del país que en el mismo país y que vive más en Estados Unidos que en la capital colombiana, Bogotá. Dice que está haciendo relaciones para atraer mayor inversión económica al país pero lo que nos damos cuenta es que lo que ha tenido que ver con relaciones internacionales el examen lo ha perdido Colombia porque estamos más mal que antes.

Los actores políticos recibieron su castigo en las elecciones para el Congreso, porque la verdad es que el pueblo está cansado y no le creen a los políticos que, dice la canción, solo se dedican a ofrecer lo que no pueden dar, como puentes donde no hay ríos y ofrecer una tierra prometida que ellos no pueden entregar en su momento.

Esperamos y digo esperamos porque somos muchos los colombianos tanto en el país como en el exterior que creemos que el próximo 19 de junio vamos a elegir bien y no nos vamos a arrepentir de elegir a alguien que nos haga sufrir tanto como el gobierno Duque en los próximos cuatro años.

Lo importante y mi invitación es a salir a votar a conciencia y no quedarnos en casa para luego lamentar lo que pueda suceder.

No sé qué decir si el 19 de junio después de las 5:30 tarde o 6 estaremos celebrando un nuevo futuro para Colombia o estaremos pensando qué será lo que viene y deseando que no sea peor que lo que nos ha tocado vivir en los últimos años, de gobiernos que se han olvidado de la parte social del país, de la seguridad y de muchos asuntos que se han dejado sin hacer.

[email protected]

Share Button