jueves noviembre 24 de 2022

Lula y Bolsonaro se enfrentarán en segunda vuelta en Brasil tras una votación más ajustada de lo previsto

03 octubre, 2022 Internacionales BBC News Mundo

Sorpresivo resultado en elecciones presidenciales de Brasil.

BBC News Mundo

Brasilia, 02 octubre de 2022_RAM_ Brasil, la mayor democracia de América Latina, elegirá a su próximo presidente en segunda vuelta después de que ningún candidato alcanzará este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.

En una votación mucho más ajustada de lo que pronosticaban las encuestas y con más de 99% de los sufragios contabilizados, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva logró el 48,33% de los votos, frente al 43,28% del actual presidente brasileño de ultraderecha, Jair Bolsonaro.

En tercera posición se ubicó Simone Tebet, con el 4,17% de los sufragios, seguida de Ciro Gomes, con el 3,05%.

En esta jornada electoral, que ha trascurrido sin graves incidentes y con largas filas en los centros de votación, 156 millones de brasileños estaban llamados a las urnas.

Además del presidente, también se elegía a los representantes la Cámara de Diputados, a un tercio del Senado, a los gobernadores de los 26 Estados y del Distrito Federal, y todos los Parlamentos estatales.

Observadores electorales internacionales le dijeron a la BBC que la votación fue «justa y transparente», pese a las repetidas afirmaciones de Bolsonaro de que podría haber fraude.

También señalaron que el buen desempeño de Bolsonaro, que superó los pronósticos de las encuestas, desafía su afirmación infundada de que hay «una máquina de fraude» dentro del tribunal electoral.

Las últimas encuestas colocaban a Lula como líder en las intenciones de voto, con una ventaja de entre 6 y 14 puntos sobre Bolsonaro. Algunas dejaban incluso abierta la posibilidad de que ganara la presidencia en esta primera vuelta, algo que finalmente no sucedió.

La segunda vuelta entre Lula y Bolsonaro se celebrará en cuatro semanas, el domingo 30 de octubre.

Quien obtenga más votos en la segunda vuelta será declarado presidente electo. El nuevo presidente prestará juramento el 1 de enero de 2023.

Bolsonaro llega a la segunda vuelta con una tarea inédita en la historia electoral brasileña: remontar al vencedor de la primera vuelta para imponerse en los comicios.

Entre los desafíos que enfrenta el actual presidente brasileño están la ventaja numérica de Lula en la primera vuelta, el alto rechazo del electorado, el bajo potencial para atraer votantes de otros candidatos, un presupuesto de campaña restringido y una lenta recuperación de la economía.

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta, Lula compareció en público para hacer balance de la votación.

«Ayer, en la conferencia de prensa, les dije que en todas las elecciones a las que me presento quiero ganar en la primera vuelta, pero no siempre es posible», dijo el cantidato del PT, quien puede regresar a la presidencia de Brasil tras haber pasado 580 días en prisión, hasta noviembre de 2019, antes de que sus condenas por corrupción fueran anuladas por la Justicia.

«Durante toda esta campaña íbamos adelante en las encuestas de opinión pública, de todos los institutos, y yo siempre pensé que íbamos a ganar estas elecciones y les quiero decir que vamos a ganar estas elecciones. Es tan solo una prórroga», aseguró el candidato.

Más tarde, frente a miles de sus seguidores en la Avenida Paulista de Sao Paulo, Lula dijo: «Vamos a ganar las elecciones nuevamente. Es solo cuestión de tiempo, esperar un poco más de días, para que hablemos más, mejoremos nuestro programa, convenzamos a otras personas», dijo.

Lula se dirigió a miles de sus seguidores en la Avenida Paulista de Sao Paulo.

Por su parte, Bolsonaro afirmó en la noche del domingo que ve en el resultado de la primera vuelta una «voluntad de cambio por parte de la población», según informó la cadena Globo.

El presidente brasileño atribuyó sus resultados electorales al impacto de la inflación en la popularidad de su gobierno.

«Tenemos una segunda vuelta por delante donde todo vuelve a ser igual, el tiempo [de propaganda] para cada lado pasa a ser el mismo. Y ahora vamos a mostrar mejor a la población brasileña, especialmente a la clase más afectada, que (la actual situación) es una consecuencia de la política de ‘quédate en casa, luego veremos la economía’, de una guerra en el exterior y de una crisis ideológica», dijo Bolsonaro.

En su discurso, Bolsonaro criticó repetidamente a los institutos encuestadores que, según él, difunden «mentiras» en las encuestas de intención de voto.

Al votar este domingo en Vila Militar, en Río de Janeiro, Bolsonaro volvió a poner en duda la seguridad de las urnas electrónicas.

Pie de foto,

Bolsonaro criticó repetidamente a los institutos encuestadores que, según él, difunden «mentiras» en las encuestas de intención de voto.

Durante la campaña, Bolsonaro planteó los comicios como «una lucha del bien contra el mal», se presentó como garante de los valores conservadores y cristianos, y se refirió a Lula como un «ladrón» que puede llevar a Brasil hacia un socialismo como el de Venezuela.

Lula por su parte, ha buscado ampliar su base electoral con acuerdos como el que alcanzó con su candidato a vicepresidente, Geraldo Alckmin, un exrival suyo de centroderecha al que derrotó en las elecciones de 2006.

El líder izquierdista tampoco rehuyó de la confrontación directa con Bolsonaro, a quien calificó de «genocida» por su respuesta a la pandemia de covid-19, y sostuvo que en las elecciones se juega «la democracia contra el fascismo».

Las mayores preocupaciones de los brasileños pasan por temas económicos como el desempleo o la inflación, así como por la salud, según distintos sondeos.

Esta elección será la primera en Brasil luego de la pandemia que golpeó con dureza al país y dejó más de 685.000 muertes mientras Bolsonaro comparaba el covid con una «gripecita» y se mostraba escéptico sobre las vacunas para combatirlo.

La economía brasileña entró en recesión en 2021 y, si bien volvió a crecer desde hace casi un año y la tasa de desempleo cayó a 9,1% en julio, la mejora está lejos de ser percibida por la población en general.

El 15% de brasileños (unos 33 millones de personas) pasa hambre y más de la mitad de la población (125 millones de personas) padece en algún grado de inseguridad alimentaria, de acuerdo a un estudio de la red Penssan.

Share Button