sábado mayo 18 de 2024

Taxistas irían a paro por aumento al precio del combustible

03 enero, 2023 Económicas

Taxistas de Colombia

Bogotá, 03 enero de 2023_RAM_El pasado 30 de diciembre el Gobierno anunció el aumento en los precios de la gasolina y el ACPM a partir de este mes. En cuanto a la gasolina se preveía un incremento, aunque no de $400, mientras que el alza en el diésel fue una sorpresa para los transportadores y que generó descontento en varios sectores.

“Hoy no solamente el sector del taxi, todo el servicio de pasajeros en Colombia de manera pública está en cuidados intensivos. Por eso es tan importante que el Gobierno nacional replantee a quién quiere hacerle el favor con el alza de los combustibles”, aseguró el presidente de la Asociación de Propietarios de Taxi, Hugo Ospina.

Agregó que el 14 de enero se reunirán con representantes de otras agremiaciones para concertar si irán a paro o no. El dirigente gremial dijo a medios que en tal caso irían a paro el 24 de este mes.

Transporte de carga

Nidia Hernández, presidenta de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga (Colfecar), aseguró que preocupa mucho el incremento en los precios de los combustibles, porque seguirá impactando el transporte de última milla, y en el diésel, porque el presidente Gustavo Petro se había comprometido con el sector a mantener estable su precio hasta mediados de este año.

Hay que tener en cuenta que los fletes ya vienen presentando alzas por encima del 30 %, en promedio, debido a la devaluación del peso. Además, de acuerdo con Hernández, también afectan al sector las altas tasas de interés y las restricciones a la movilidad que tienen los vehículos de carga por diferentes motivos, ya sea por los días festivos, por bloqueos en las vías por parte de las comunidades inconformes o construcciones de algunas carreteras.

En opinión de Hernández, en estas condiciones un vehículo de carga puede perder cuatro meses al año y “eso impacta significativamente la productividad. De otro lado, hay que tener en cuenta que en este mes vamos a asumir el aumento del incremento del salario mínimo y de los peajes, en especial los de la ANI, puesto que estos incrementan muy por encima del IPC ya que dependen de contratos que ya ha firmado el Estado de años anteriores”, sostuvo la dirigente gremial.

El Gobierno incumplió

Por otra parte, Arnulfo Cuervo, vicepresidente de Fedetranscarga, dijo a EL NUEVO SIGLO, con relación al aumento en el precio del ACPM, que “tenemos una reclamación bien importante que hacerle al Gobierno nacional. El pasado 5 de octubre en el Palacio de Nariño, el presidente Gustavo Petro, junto con el ministro de Transporte y demás representantes de transporte de carga en el país, consensuamos que solamente hasta el mes de junio de 2023 se tocaría el precio de los combustibles y en el entretanto ese precio se mantendría estable”. Acuerdo que no se cumplió pues los incrementos llegaron; un máximo hasta de $65 en el ACPM y un aumento de $400 en la gasolina, ubicándose en promedio en $10.167 por galón.

Entre tanto, sostuvo que en diciembre pasado se expidió el decreto 2497 mediante el cual se dio un alivio del 50 % en la compra del SOAT, pero se dejó por fuera de este alivio al sector del trasporte de carga pesada debido que el precio del combustible no sería tocado.

Cuervo aseguró que el Gobierno pretende llevar a Colombia a los precios internacionales de combustibles, “pero están dejando de lado que en el país no se tiene el mismo poder adquisitivo que se tiene en Europa, Estados Unidos o Asia para comprar galón de combustible, eventualmente a $20.000”.

Agregó que si se quiere continuar con la competitividad del país, superar la coyuntura de una eventual recesión de la economía y una inflación galopante, el Estado tendrá que seguir subsidiando el precio de los combustibles, teniendo en cuenta que “este beneficio de que el ACPM no suba, no es un beneficio para las empresas de carga, sino para todo el país, porque cada vez que se toca este combustible, se afecta directamente a los consumidores de toda la carga que se mueve por las carreteras en el territorio nacional”.

El Gobierno, por su parte, insiste en que estos ajustes hacen parte de la estrategia de cubrir el déficit del FEPC. “De no haber contado con la operación del FEPC en lo corrido del 2022, el precio de la gasolina corriente y del diésel se hubiera ubicado, en promedio, en más de $6.100 y $10.400 por encima del precio de venta promedio vigente por galón, respectivamente”.

Share Button