martes mayo 28 de 2024

40.000 hogares están sin vivienda por falta de subsidios de Mi Casa Ya

16 marzo, 2023 Económicas

Guillermo Herrera, presidente de Camacol. Foto Camacol

Bogotá, 16 marzo 2023_RAM_Con fuertes señales de desaceleración, el panorama de la vivienda en Colombia no es bueno este año. Tanto es así que a la fecha a 40.000 hogares no se les ha podido entregar su vivienda por falta de subsidios en el programa Mi Casa Ya.

Así lo advirtió el presidente de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol), Guillermo Herrera, durante la presentación de las cifras del sector edificador.

“La única manera de ponerle freno a estas alertas es que el sector privado y el Gobierno Nacional trabajemos articuladamente para lograr que, a través de la Ley de Adición Presupuestal, se garanticen los $3.3 billones para atender los subsidios de Mi Casa Ya pendientes y los proyectados para lo que resta del año”, agregó Herrera.

El presidente del gremio recordó que 7 de cada 10 unidades vendidas en el país son viviendas de interés social (VIS) y que, precisamente, para frenar la desaceleración que presenta el sector y atender de manera ágil y eficiente los subsidios de Mi Casa Ya se deben garantizar los recursos suficientes.

De acuerdo con el Banco de la República, las estimaciones para 2023 y 2024 proyectan que el sector constructor no crecerá más del 1%.

Herrera sostuvo que “el sector constructor es uno de los pilares de la economía nacional, y, por ende, cualquier factor que impacte su normal desarrollo debe ser analizado y abordado con prontitud”. El presidente de

Camacol señaló que “si se mantiene la tendencia actual, la economía nacional podría presentar grandes afectaciones, teniendo en cuenta que anualmente aporta cerca de 4,5 puntos del PIB nacional y genera 4 millones de empleos, lo que representa cerca del 7% del empleo formal en el país”.

Según las cifras de Coordenada Urbana, gran parte del problema de la desaceleración de la vivienda radica en la falta de recursos asignados para cumplir con la asignación y los desembolsos de subsidios de Mi Casa Ya, lo que ha generado el represamiento de VIS terminadas, pero que no se han podido entregar por la falta de subsidios, con las consecuentes afectaciones económicas para las familias que esperan sus viviendas y los constructores.

“Tener esa cantidad de viviendas sin entregar, representa grandes gastos para los hogares colombianos, pues son 40.000 familias que están esperando el subsidio para vivienda y mientras tanto, deben asumir aproximadamente $15.720 millones mensuales en arrendamiento” y adicionó: “Si hay algo en lo que todos estamos de acuerdo en este país, como lo ha dicho la ministra de Vivienda, es que Mi Casa Ya es la columna vertebral de la política habitacional, y, por lo tanto, invito al Gobierno Nacional, a través del ministro de Hacienda y la ministra de Vivienda, el director de Planeación Nacional y el Congreso de la República, a seguir haciendo un esfuerzo conjunto para asegurar la financiación de este programa y no arriesgar el ahorro de los hogares colombianos y el empleo del país”.

Cálculos del gremio señalan que, con los recursos actuales, solo permitirían habilitar 10.000 nuevos subsidios del programa Mi Casa Ya.

De los 40.000 cupos que están pendientes por financiar, tanto de 2022 como de 2023, 23.000 vienen desde al año pasado y otras 17.000 se han sumado en lo corrido del actual.

“Estas son viviendas que tienen pagadas la cuota inicial y ya están terminadas, pero solo les falta el desembolso del subsidio para escriturar y entregar”, dijo el presidente de Camacol.

Y agregó que los $1,4 billones que le llegarían al MinVivienda financiarían los 40.000 subsidios de Mi Casa Ya pendientes, con lo cual solo quedarían libres 10.000 nuevos cupos para el resto de 2023.

Según datos de Camacol, la parálisis de subsidios le está costando al país unos $75.000 millones mensuales por la fata de dineros, esto teniendo en cuenta las subidas en las tasas de interés y en los pagos de arriendos que han tenido que seguir haciendo los hogares compradores.

Esta situación llevó al presidente de Camacol a plantearle al gobierno de Gustavo Petro fijar un periodo de transición para aplicar los cambios de Mi Casa Ya.

“Sí debería haber un periodo de transición tanto en el rubro de puntaje y focalización”, agregó Herrera.

Vale recordar que los subsidios de Mi Casa Ya se asignan mensualmente para familias con ingresos de hasta cuatro salarios mínimos y que no tengan una ayuda estatal previamente entregada.

Esta situación de la vivienda ya fue advertida esta semana por el ex vicepresidente, Germán Vargas Lleras, quien aseguró que la caída en la confianza inversionista, así como lo que pueda llegar a pasar con el comportamiento de la actividad económica le está pasando factura a la compra de vivienda en Colombia.

Luego de varios años de anclarse en el consumo y la demanda de este tipo de edificaciones, Vargas Lleras dijo que la compra de vivienda en Colombia pasa por un momento complejo y prende señales de alarma por lo que pudiera llegar a pasar.

Asegura Vargas Lleras que “es preocupante esta situación, pues se podrían perder más de 1,1 millones de empleos en la cadena y una demanda de insumos, motor de la industria, por valor de $16,5 billones”.

De otro lado, en la más reciente Encuesta de Opinión Financiera, que elabora Fedesarrollo, muestra algunos escenarios algo diferentes para el futuro de la compra de vivienda en Colombia, con la expectativa de que el consumo siga fortalecido y el segmento mejore.

Se lee en el documento que la disposición a comprar vivienda aumentó 2,7 puntos porcentuales durante febrero del año 2023, frente a enero. Aunque hay que tener en cuenta que este indicador disminuyó en cuatro de las cinco ciudades analizadas. La disposición a comprar vivienda nueva entonces, según el documento de Fedesarrollo, aterrizó en el -48,3 %.

En febrero la disposición a comprar vivienda “disminuyó en el nivel socioeconómico alto en -11,1% respecto al mes anterior. Sin embargo, se registró un aumento de 1,5% en el nivel socioeconómico bajo y de 5,2% en el nivel socioeconómico medio”, dice Fedesarrollo.

A cierre del año pasado, desde Camacol ya llamaban la atención sobre el futuro del sector para el país, toda vez que, a medida que había riesgos de fuertes ralentizaciones de algunas actividades económicas, los precios a los productores venían en incremento.

Además de los datos de inflación y el precio de algunos insumos, la compra de vivienda en Colombia ya se venía afectando el año pasado por el encarecimiento de los inmuebles con insumos más costosos y un dólar que venía disparado, rozando los $5.000.

El gobierno del presidente Gustavo Petro confirmó que el subsidio de Mi Casa Ya va a seguir en el país durante este 2023; sin embargo, será relocalizado para que sean las personas de menores recursos las que puedan tener más facilidades de acceso a las ayudas.

Ahora se tendrá en cuenta los grupos del Sisbén para entregar los recursos. En áreas urbanas, los hogares en Sisbén clasificados entre grupos A1 y C7 recibirán un subsidio de 30 salarios mínimos para el pago de su cuota inicial.

De otro lado, un reciente estudio del Grupo de Investigaciones de Grupo Bolívar señala que, en enero de 2023, se hicieron 8.753 ventas de viviendas nuevas en Colombia por un valor total de $1,37 billones, con una caída del 39,2% real anual frente al mismo mes de 2022.

Tanto la vivienda de interés social, como la no VIS, mostraron caídas del 46% y del 36,2%, respectivamente. El, informes explica que esta caía se explica por las altas tasas de interés y lo que pueda llegar a ser el comportamiento de la actividad económica nacional durante este año.

Share Button