martes febrero 19 de 2019

Cartas… cartas…cartas…

Augusto León Restrepo

Las cartas se embolatan. O no llegan nunca. O llegan tarde, tardísimo. O se quedan atrancadas en Panamá, que ya es lo último en guarachas. La carta de Santrich en la historia seria y picaresca de nuestra Colombia amada, va a ser tan popular y folclórica como la Carta a García. El tema de la de Santrich ha servido de inspiración para todo el mundo. Editoriales, memes, columnas de prensa y radio, pretexto para agudizar los odios, para ataques y defensas a la Jurisdicción Especial para la Paz, a la Ministra de Justicia, al Ministerio de Relaciones Exteriores, a 4-72. ¿Los lectores saben que es 4- 72?. Pues yo no lo sabía pero lo averigüé. La Administración Postal Nacional, antiguos Correos Nacionales, fueron liquidados y reemplazados por Servicios Postales Nacionales hacia el 2006 y los creativos de la empresa, muy imaginativos ellos, decidieron identificarlos como 4-72, números que representan la ubicación de Colombia en la tierra: 4 grados Latitud Norte y 2 grados Longitud Oeste. ¿Satisfechos?.

La tal carta de Santrich, en apretada síntesis, consiste en lo siguiente: la JEP consideró que debía conocer las pruebas que dice tener el gobierno de los Estados Unidos para pedir la extradición del ex guerrillero de las Farc. Y redactó una misiva para enviarla a las autoridades gringas correspondientes, que envió al Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, para su trámite, que debía surtirse en cuarenta días. Este Ministerio le informó a la justicia especial que quien debía ocuparse del asunto era el Ministerio de Justicia. Justicia, según su Ministra, acudió a 4-72, porque dizque todo lo oficial debe enviarse por ese conducto. Y la Doctora Borrero, dos días después de vencerse el plazo de los cuarenta días, se comunicó con la Presidenta de la JEP y le dijo que que pena, pero que su carta nunca llegó a las autoridades del Norte. Que 4-72 tuvo un problema en el servicio de mensajería y que la importante petición, apenas iba por Panamá. Entonces aquí fue Troya. Que la JEP, que la Ministra. Que la JEP debía desaparecer. Que la Ministra también. Que 4-72. La Doctora Borrero expresó que aprovecharía la reunión que iba a tener con el Fiscal de Los Estados Unidos, de visita por estos días a Colombia, para entregarle la carta personalmente. Parece ser que La JEP decidió sentarse a esperar a que sea respondida para decidir de fondo sobre si el ciudadano sin tocayo Zeuxis Pausías Hernández Solarte delinquió después de firmado el acuerdo de terminación del conflicto armado con las Farc o no. Zeuxis está detenido hace nueve meses.

Estoy saturado del cuento. Para matizarlo, y como la poesía es un eterno refugio para rumiar todos los males, quise buscar un soneto de refinada y nostálgica belleza que le había escuchado en su propia voz a mi siempre recordado amigo y Maestro Oscar Salazar Chaves, que tiene que ver con cartas, pero con las de amor, cuyo autor es Juan Lozano y Lozano: “Una carta. Y es suya. Es su sencilla/ letra menuda. Y su papel de rosa./ Y el nombre de su tierra deliciosa/ en el sello postal de la estampilla.//Es la carta habitual, en que no brilla/ su ingenio, pero que es tan ingeniosa./ Es la carta que yo no sé que cosa/ tiene en su mansedumbre, que me humilla.// Alma ilusa, alma fiel y apasionada,/ en esta nuestra edad desencantada:/¡qué lección nos enseñan tus quimeras!// Novia de vacaciones, flor de un día,/ que al través de los años todavía// me escribes ¡y me dices que me esperas!”.

Post Scriptum: Mañana miércoles a las seis de la tarde será presentada en el Auditorio de la Secretaría de Cultura de Caldas el número 24 de la Revista Papel de Oficio, una publicación de valioso contenido literario, histórico, cultural, que honra a los caldenses. Elizabeth López Ríos, Fabio Vélez Correa, Enrique Quintero Valencia, Jaime Ramírez Rojas, merecen reconocimiento por insistir en tan tesonera y sorprendente aventura intelectual.

Share Button