jueves marzo 21 de 2019

SIN ENERGÍA

Gustavo Álvarez Gardeazábal

Aun cuando hay un dicho repetido que “ nada se aprende en cuerpo ajeno” ,por estos días que Venezuela ha estado sin energía y hemos podido medir, pese a las exageraciones conque cada bando cuenta lo que sucede,  los efectos negativos de la falta  de  suministro de electricidad durante  más de 96 horas,pienso no solo en la capacidad de dirección y ordenamiento que poseemos en Colombia para los servicios públicos,sino en lo terrible que podría ser para todos el que por cualquier razón (distinta a la del descuido y desgreño evidente de Venezuela)nos llegara a faltar la energía en nuestra patria.

Como después del apagón de Gaviria el país aprendió la lección, hemos desarrollado nuestros avances sobre la base de que si no tenemos fluído eléctrico por las represas lo tenemos por el gas de nuestras entrañas o por el importado a través de las regasificadoras o de la interconección, y nos creemos a salvo de un colapso como el que sufre el derruído templo del castrochavismo.Pero que tal Bogotá,Cali o Medellin   tres o más días sin energía?De cual tamaño serían las congestiones vehiculares si no funcionan los semáforos ? Y tendríamos suficiente combustible para mantener funcionando las plantas eléctricas de los edificios de más de 10 pisos para que los ascensores sigan prestando el servicio?Y como harían los bancos y los cajeros y las facturas electrónicas ? Y dónde se podrían cargar las baterías de los celulares?  Y como llenar los tanques de los vehículos si los surtidores de gasolina se mueven por electricidad?Y en ciudades como Cali y Barranquilla,que bombean su agua potable,dónde serían los centros de acopio para el líquido vital?

Agradezcamos que tenemos una clase dirigente previsiva y un país ordenado y un pueblo con imaginación para salir de ese y cualquier otro percance.

@eljodario

[email protected]

Publicado en Diario ADN, marzo 14  2019

Audio: https://www.spreaker.com/user/8676384/2019-03-13-20-25-08-computer-record

Share Button