miércoles febrero 8 de 2023

Botero y Nicacio

Gustavo Álvarez Gardeazábal

Si los falsos positivos no hubiesen ocurrido en Colombia cuando Alvaro Uribe era presidente y Juan Manuel Santos su ministro de Defensa, podría tacharse de tendencioso el artículo publicado el fin de semana en The New York Times. Pero como esa afrenta a la historia no podrá ser juzgada a plenitud, porque el objetivo de hacer trizas la JEP lo están logrando  mes a mes.Y como es allá donde generales y soldados deberían contarnos que ordenes les dieron para matar tantos seres humanos y hacer creer que ganaban la guerra.Y como el país ya lo sabe, la radiografía preventiva del periódico neoyorquino  no ha sido tomada como tal sino como una cabeza de proceso( ¿otra más ?) contra el ejército colombiano que desde cuando le dieron pispirispis con el proceso de paz de Santos no ha podido levantar cabeza.

Porque no nos metamos mentiras ni le hagamos coro a Maria Fernanda y su corte de ángeles de derecha.El ejército no está desempeñando la labor para la cual los colombianos creemos que fue concebido : para impedir el avance de las fuerzas internacionales que crucen nuestras fronteras o para impedir la destrucción del estado con las distintas manifestaciones de terrorismo.

Aquí lo dije hace un tiempo.Resulta inexplicable que si mientras Uribe fue presidente se ejerció un control preventivo sobre los oleoductos usando al ejército, para Botero  o para Nicacio las experiencias de Uribe ni está registrada en las memorias de las Fuerzas Armadas ni se atreven a preguntarles cómo lo hizo mientras  gobernaba y los elenos andaban en las mismas de ahora.Como Botero cree que sigue administrando una cacharrería y Nicasio sabe  que las cifras infladas dan medallitas,se juntaron los dos,la uña con la mugre, para joder la imagen de Colombia ante los ojos del mundo.

@eljodario

[email protected]

Publicado en Diario ADN, mayo 21 2019

Audio: https://www.spreaker.com/user/8676384/2019-05-20-17-17-47-computer-record

Share Button