jueves agosto 22 de 2019

Las Armas Generan Guerra Comercial

Por: Mario Ramírez Arbeláez

Bogotá, 18 de mayo_ RAM_ Efectivamente, el comercio de armas genera sufrimiento. Y es por ello un deber y una responsabilidad de los estados trabajar para erradicarlo. Esta lógica afirmación es de  Jordi Armadans politólogo y periodista, Director de FundiPau (Fundació per la Pau) y miembro de Control Arms Campaign, y que compartimos en su integridad.

Es ilógico, inhumano, inentendible que los comerciantes de armas creen conflictos entre los países y enseguida llegan a ofrecerles armamento superior al que tiene su presunto enemigo.

Lo que menos importa es el ser humano, y menos aún el planeta tierra, importa el negocio, el dinero que se mueve en este oscuro y perverso negocio.

n el mundo actual primero crean el conflicto, apoyan guerrillas, terroristas, conflictos, y enseguida aparecen las armas, incrementando los gastos, económicos sociales y humanos de los países.

Este factor comercial, la guerra por la venta de armas, impide la pacificación del mundo. Mientras el mundo, especialmente el África se muere de sed, los países invierten en armas.

A pesar de que ya existe un Tratado mundial sobre el Comercio de Armas (TCA), que entró en vigor en diciembre de 2014 y que el pasado agosto celebró la primera conferencia de estados signatarios, 130 en total, de los cuales 79 ya lo han ratificado, no se está cumpliendo en su integridad.

En este contexto del comercio de armas, los Estados Unidos no aceptan la competencia habitual en el mercado de armas y siempre utilizan métodos políticos para desplazar a sus rivales. En agosto del año pasado los Estados Unidos promulgaron la ley de lucha contra los opositores estadounidenses a través de sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés). Este documento, entre otras cosas, otorga al jefe de la Casa Blanca el derecho de congelar los activos de los «estados infractores» y negarles cooperación con las instituciones financieras estadounidenses e internacionales. Al mismo tiempo el presidente de los Estados Unidos tiene el poder de aplicar esta ley o no, dependiendo si los países son de su interés.

La selectividad de Washington es particularmente notable en la región de Asia y el Pacífico en medio de las relaciones con la India. Los Estados Unidos están tratando de utilizar Nueva Delhi como contrapeso a la creciente influencia de China y están involucrando activamente en su estrategia de «reversión» en Asia.

Una serie de gigantes de defensa estadounidenses, incluidos Boeing y Lockheed Martin, están interesados en contratos militares indios multimillonarios y están impulsando vigorosamente sus productos en el mercado local. Líderes de la India afirman que esa  cooperación militar-industrial con los Estados Unidos ha dado lugar a numerosos problemas y limitaciones en Nueva Delhi, porque consideran que todas las condiciones son favorables a los Estados Unidos lo cual afecta negativamente a la capacidad de defensa de la India, que por una parte limitan considerablemente la autonomía e independencia de la India en materia de política exterior y por otra brindan a los Estados Unidos la oportunidad de controlar las actividades de Nueva Delhi con otros países en las relaciones militares y técnicas y proporciona a los estadounidenses un mayor acceso a los datos de inteligencia de la India, a sus redes de comunicación y a otra información específica.

Con el ejemplo de la India, se puede hacer una analogía con las acciones de Washington en otros continentes para aumentar sus intentos por ejercer presión sobre las estructuras de poder para hacerlos tomar decisiones en favor de sus intereses.  En nuestro país, el episodio más reciente e ilustrativo es la amenaza del retiro de visas a los miembros del poder judicial por su posición de principio sobre la cuestión del acuerdo de Paz, y  la extradición de ex combatientes de las FARC, a territorio de los Estados Unidos. Debe emprenderse una gran cruzada internacional en favor de la independencia y soberanía de los estados.

Share Button