viernes mayo 24 de 2024

El apoyo de la primera línea

Por Esteban Jaramillo Osorio.

BOGOTA, 02 de octubre,2021_ RAM_ Se eleva de nuevo el termómetro emotivo de la selección, desde el primer toque, con el espléndido video de los niños, hijos o parientes de los futbolistas, regocijados con espontaneidad, candor, alegría y desparpajo, propios de su edad, celebrando la citación del cuerpo técnico. Idea bien “craneada”.

El apoyo de la primera línea: la familia… Que lindos se ven.

Es, el equipo colombiano, un inflador emocional, el estado de ánimo del pueblo que desata pasiones desenfrenadas en el triunfo y se deprime y confunde, con efectos expansivos, en las derrotas.

En las convocatorias, como siempre, las polémicas, las cavilaciones superficiales, o los análisis profundos, por las preferencias o rechazos a los jugadores.

La diferencia, para estar o no, puede pasar por la calidad, el carácter, la sensibilidad en el juego, el lomo o el riñón para disputar sin dar tregua, y la adaptabilidad al esquema de juego preferido.

Tarea ardua la del entrenador, al elegir bajo presión. Con una guillotina amenazante por un sí o un no a James Rodríguez, quien, presente o ausente, agita el entorno.

Queda la sensación de que Reinaldo Rueda, en algunas posiciones, sufre por abundancia. En otras, improvisa como solución alternativa, de acuerdo con su propuesta, o las características del rival.

Lo importante es unir, asociar, combinar las facultades de los futbolistas en defensa y ataque, para llevarlos a la máxima utilidad en su sistema de juego.

Complicados al extremo son los partidos que se avecinan, contra equipos talentosos o chocadores, físicos o técnicos, rivales directos, los tres, en la ruta al mundial.

Un caso especial es el de Falcao. Por su comienzo en la liga española, su influencia histórica y su poder goleador, pide titularidad. Pero, por metros, le gana la posibilidad Borja. Equivale a pensar en la selección y no en un futbolista en particular. Esteban J.

Share Button