martes abril 9 de 2024

El trámite de los proyectos urgentes

Jorge Giraldo Acevedo

Es un hecho irrefutable que Colombia tiene muchos pendientes y es por lo mismo que el nuevo gobierno de Gustavo Petro ha mostrado su interés por  trabajar pronto en los temas prioritarios como son las reformas tributaria, agraria y en materia de servicios de salud y el nuevo  régimen de pensiones.

Pero estás y otras gestiones las debe tramitar el Congreso con calma, seriedad, responsabilidad y teniendo en cuenta los planteamientos de todos los gremios de la economía y el trabajo y sin aprobar proyectos a pupitrazo.

Claro que a los  prioritarios pendientes se deben agregar otros que interesan al ciudadano corriente; entre otros, las medidas para frenar el alza de los alimentos y servicios públicos; también legislar en torno a los urgentes cambios que requiere la justicia, medidas para evitar la inmortalidad en la administración y lo concerniente al conflicto en las cárceles del país por la congestión.

El trámite de proyectos, mediante la calificación de urgentes o prioritarios, no es una situación nueva pero se debe hacer con suma responsabilidad y con base en lo que establece la Constitución Política de Colombia.

El nuevo Gobierno y el poder legislativo tienen ahora la oportunidad de establecer las bases para un pleno desarrollo nacional con miras a disminuir las desigualdades económicas y sociales del país.

Si el nuevo gobierno que inicia labores el próximo 7 de agosto logra la aprobación de las leyes sobre cuestiones urgentes  haría honor a la frase celebre y rotunda del famoso periodista y escritor francés Albert Camus en el sentido que  «la dura y maravillosa tarea de este siglo, es la de edificar la justicia en el más injusto de los mundos».

Share Button