domingo junio 23 de 2024

‘Concibo la educación como el camino cierto a la Paz Total, a la democratización de la cultura y a la sociedad del conocimiento’: Presidente Petro

Presidente Gustavo Petro en la Cumbre de Transformación de la Educación, ante la ONU Foto Presidencia

Nueva York, 19 septiembre de 2022_RAM_ “Concibo la educación como el camino cierto a la paz total, a la democratización de la cultura y a la sociedad del conocimiento”. Así lo manifestó este lunes el Presidente, Gustavo Petro, al instalar y presidir la Mesa Redonda II de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación, convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres.

En sus palabras, el Jefe de Estado reiteró que, con educación, “cambiará el poder desigual del mundo, el poder desigual de nuestras sociedades” y enfatizó que “nos permitirá encontrarnos a nosotros mismos, afianzar nuestra identidad y conectarnos de más y de mejores maneras con el mundo”.

Por esta razón, aseguró: “Transformaremos la educación para transformar nuestra sociedad”.

El Mandatario destacó que todos los jefes y jefas de Estado, que participan en la Cumbre, que se realiza en Nueva York, tienen “el mismo objetivo: hacer frente a la crisis mundial de la educación y reforzar nuestro compromiso colectivo para recuperar las pérdidas de aprendizaje sufridas recientemente”.

“No cabe duda de que los compromisos que asumamos hoy contribuirán a reactivar los Objetivos de Desarrollo Sostenible relacionados con la educación y a reimaginar sistemas educativos adecuados para el futuro”, anotó.

En su intervención de apertura, el Presidente Petro explicó a los asistentes la visión que tiene su Gobierno para materializar los propósitos para el impulso de la educación en Colombia.

Presidente Gustavo Petro en la Cumbre de Transformación de la Educación, ante la ONU. Foto Presidencia

Paz Total

En este sentido, el Mandatario colombiano se refirió al propósito del Gobierno que “aspira a la Paz Total. A dejar atrás las tragedias traslapadas de la exclusión y la violencia. Para ello, tendremos que multiplicar las oportunidades, lograr que el joven, que hoy ve en una organización criminal un alivio para el hambre y la soledad, puede imaginar un futuro distinto”.

Al comentar las experiencias que ha recogido en las regiones del país, donde los jóvenes han manifestado sus temores por el futuro que les espera, el Presidente dijo que “tienen, también, miedo al futuro”, en la medida en que consideró que “parecen desterrados de la esperanza, quieren universidades”.

Por ello, aseguró que su Gobierno construirá universidades que “serán los cimientos de la Paz Total. Los rectores de las universidades están ahora en los consejos de seguridad, serán –así lo he dicho– los principales protagonistas de la paz”.

La cultura

La segunda parte de la visión de la educación, que planteó el Presidente Petro en la Cumbre, fue la cultura.

Sobre este tema aseguró que “Colombia está definida por una gran biodiversidad y una diversidad cultural que la celebra y la protege. La Cultura es identidad, es resistencia, es diversidad, también; la cultura reconcilia al raciocinio y la imaginación, construye la sensibilidad, como decía Gabriel García Márquez”.

“Mi aspiración es llevar la cultura a todas las escuelas y colegios, juntar la razón con el corazón, juntar el raciocinio con la sensibilidad. Aspiro a democratizar la cultura; lo hice como alcalde de Bogotá, quiero hacerlo también como Presidente de Colombia”, anunció.

En su tercer aspecto, el Jefe de Estado reiteró que “quiero que la educación sea la base de la transformación productiva de Colombia, que la educación nos permita dejar atrás la dependencia, ya muy larga del carbón y del petróleo, hoy los dos principales venenos del mundo”.

En este sentido, dijo: “Colombia debe convertirse en una sociedad del conocimiento, el capital humano se alimenta a sí mismo, el retorno social es mayor que el individual, el todo es mayor que la suma de las partes. Con educación surgirán nuevos sectores, cambiará la forma de relacionarnos con el mundo y de relacionarnos entre nosotros mismos; cambiarán las relaciones de producción y las de consumo, cambiarán las tecnologías. Nuestro mayor activo será la creatividad y el ingenio de nuestro pueblo”.

Palabras Presidente Gustavo Petro en inauguración de la Mesa Redonda Dos de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación

Presidente Gustavo Petro en la Cumbre de Transformación de la Educación, ante la ONU. Foto Dimayor

Declaro abierta la sesión:

Naciones Unidas, 19 septiembre de 2022_RAM_ Es para mí un gran placer darles la bienvenida a la Mesa de Redonda de dirigentes Dos, de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación, convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas (António Guterres).

Es para mí un honor y un privilegio dirigir esta mesa redonda.  Estoy seguro de que todos tenemos el mismo objetivo: hacer frente a la crisis mundial de la educación y reforzar nuestro compromiso colectivo para recuperar las pérdidas de aprendizaje sufridas, recientemente.

No cabe duda de que los compromisos que asumamos hoy contribuirán a reactivar los progresos hacia la consecución de los objetivos de desarrollo sostenible relacionados con la educación, y a reimaginar sistemas educativos adecuados para el futuro.

Observaciones introductorias de la Presidencia: jefas, jefes de Estado y de gobierno; excelencias, señoras y señores.

Las mesas redondas de dirigentes, que se celebran hoy, los jefes y jefas de Estado y de gobierno, han sido invitados a presentar en sus declaraciones de compromiso nacionales una visión audaz y medidas concretas para transformar la educación y así impulsar los progresos para lograr los objetivos de desarrollo sostenible, y preparar mejor a los alumnos para el futuro.

Permítanme formular una declaración en representación de mi país:

Ministro de Educación Alejandro Gaviria en la en inauguración de la Mesa Redonda Dos de la Cumbre sobre la Transformación de la Educación

Mi visión de la educación, la que quiero materializar en mi gobierno que apenas empieza; la que he promovido en un trasegar político improbable que me trajo hasta aquí, y la que demanda la mayoría de los colombianos, tiene tres partes:

La primera es esencial. Mi gobierno aspira a la Paz Total, a dejar atrás las tragedias traslapadas de la exclusión y la violencia.  Para ello tendremos que multiplicar las oportunidades, lograr que el joven que hoy ve, en una organización criminal un alivio para el hambre y la soledad, puede imaginar un futuro distinto.

Hace una semana, en compañía del Ministro de Educación (Alejandro Gaviria), que aquí me acompaña, viajamos a La Guajira, en el norte de Colombia, donde vive el más populoso de los pueblos indígenas de mi país (wayú).

Una niña de 15 años, con una elocuencia natural, nos contó que tenía miedo del futuro. Sabía que iba terminar su secundaria y no vislumbraba ninguna posibilidad de seguir estudiando. En el Catatumbo, en la frontera con Venezuela, en La Mojana, en la Colombia anfibia, donde los ríos que bajan de los Andes se explayan y hacen fértiles las tierras del Caribe.

Los jóvenes tienen, también, miedo al futuro.  Parecen desterrados de la esperanza, quieren universidades.

Esas universidades que construiremos serán los cimientos de la Paz Total. Los rectores de las universidades están ahora en los Consejos de Seguridad, serán –así lo he dicho– los principales protagonistas de la paz.

La segunda parte de mi visión de la educación tiene que ver con la cultura. Colombia está definida por una gran biodiversidad y una diversidad cultural que la celebra y la protege.

La cultura es identidad, es resistencia, es diversidad también. La cultura reconcilia al raciocinio y la imaginación, construye la sensibilidad, como decía Gabriel García Márquez.

Mi aspiración es llevar la cultura a todas las escuelas y colegios, juntar la razón con el corazón, juntar el raciocinio con la sensibilidad.

Aspiro a democratizar la cultura. Lo hice como Alcalde de Bogotá; quiero hacerlo también como Presidente de Colombia.

Por último, quiero que la educación sea la base de la transformación productiva de Colombia, que la educación nos permita dejar atrás la dependencia, ya muy larga, del carbón y del petróleo, hoy los dos principales venenos del mundo.

Colombia debe convertirse en una sociedad del conocimiento.

El capital humano se alimenta a sí mismo. El retorno social es el individual. El todo es mayor que la suma de las partes.

Con educación surgirán nuevos sectores, cambiará la forma de relacionarnos con el mundo y de relacionarnos entre nosotros mismos. Cambiarán las relaciones de producción y las de consumo, cambiarán las tecnologías.

Nuestro mayor activo será la creatividad y el ingenio de nuestro pueblo.

En suma, concibo la educación como el camino cierto a la Paz Total, a la democratización de la cultura y a la sociedad del conocimiento.

Así cambiará el poder desigual del mundo, el poder desigual de nuestras sociedades.

La educación nos permitirá encontrarnos a nosotros mismos, afianzar nuestra identidad y conectarnos de más y de mejores maneras con el mundo.

Transformaremos la educación para transformar nuestra sociedad.

Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno, excelencias, señoras y señores:

A continuación, escucharemos las declaraciones de compromiso nacionales de los jefes y jefes de Estado y de Gobierno inscritos para intervenir en esta mesa redonda.

A fin de aprovechar al máximo el tiempo de que disponemos y para que todos los oradores inscritos puedan hacer uso de la palabra, ruego a todos los intervinientes que respeten el límite de 4 minutos establecido para cada declaración.

Para ayudar a los oradores a administrar su tiempo, en la pantalla del salón se proyectará un reloj.

Cuando el reloj indique que se han agotado los 4 minutos, se ruega a los oradores que concluyan sus intervenciones.

Doy ahora la palabra al excelentísimo Presidente de la República de Malawi, y Ministro de Defensa, Lazarus McCarthy Chakwera.

Declaro abierta la sesión.

Share Button