miércoles enero 16 de 2019
Reportero: Juan Manuel Ospina
juan-manuel-ospina

Duque: la gran apuesta o la gran frustración

Con Iván Duque, Colombia va saliendo del ambiente de gallera en que estuvo sumida los últimos 16 años, durante el cual se deterioró gravemente el ambiente y la discusión pública al imponerse, de lado y lado de nuestro empobrecido espectro político, el insulto y la tergiversación de la verdad en medio de falaces declaraciones altisonantes, que sustituyeron el planteamiento claro y radical pero respetuoso, que no significa ni unanimismo mentiroso ni medias tintas, babosadas como se dice.

juan-manuel-ospina

Una Colombia imbatible

Jesús Abad Colorado con sus impactantes fotografías presentadas en Testigo, una exposición colgada en el Claustro de San Agustín acá en Bogotá, fruto de treinta años de caminar el país con su cámara y su ojo certero, abre una ventana única al interior del alma de un pueblo que espera contra toda esperanza, que en su cotidianidad anónima pero rebosante de vida reafirma la fuerza de ésta frente a la presencia de la violencia y la muerte

Partido Conservador. Febrero 2010. Foto: Laura Rico Piñeres

El tsunami brasileño

Lo que está viviendo Brasil en su política es un ejemplo patético de lo azaroso del ambiente de una altísima polarización cargada de emocionalidad y de irracionalidad, que ha invadido crecientemente los escenarios de países ricos y pobres, incluida Colombia. Reina una furia más propia de una guerra santa que de una democracia madura, especialmente en los sectores sociales que se supone son los más formados, informados y reflexivos – columnistas, académicos, políticos, activistas sociales, jóvenes -.

Partido Conservador. Febrero 2010. Foto: Laura Rico Piñeres

Con la naturaleza no se juega

Siempre le tuve como simple ciudadano, desconfianza al ambiciosísimo proyecto de represar al río Cauca para generación hidroeléctrica. Y la razón era sencilla, partía de reconocer la increíble fuerza hidráulica que desarrolla un río como el Cauca en su tramo bajo, cuando va con su caudal pleno, además encañonado luego de pasar por Buriticá y hasta salir a Puerto Valdivia; y para colmo, con una fuerte y continuada pendiente de descenso.